Turismo | 26 de Abril de 2019

El funcionario expuso que ya se lleva a instancias judiciales la toma de casetas, y que esta acción ha disuadido a la gente que recurre a ellas como un negocio. Foto Archivo La Jornada BC

Por

Por 

Redacción
Ciudad de México, 26 de abril. La toma de casetas en todo el territorio nacional se convirtió en un negocio para un grupo de personas, que desde el año pasado, y durante la Semana Santa, representa una pérdida de 4 millones de pesos al día para el gobierno federal, informó el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.
 
"Hemos tenido una pérdida de 4 millones de pesos diarios por la toma de casetas, y no digamos por los problemas de boteo. Lamentablemente que no se limita a la toma de casetas, sino que con el boteo, es también un problema para los automovilistas".
 
Al término de la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario tomó la palabra para exponer las razones de la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, del cual dijo como conclusión fue un proyecto que "nunca debió autorizarse".
 
En el Salón Tesorería de Palacio Nacional, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) recurrió al refrán "A río revuelto, ganancia de pescadores" para explicar que el bloqueo de carreteras y tomas de casetas como manifestación y protesta social ha sido utilizado por personas ajenas para obtener recursos, pero ya se están tomando medidas para controlarlo, aunque llevará un tiempo.
 
A pregunta expresa de una reportera de medios del norte del país sobre el problema de las casetas tomadas en Sonora y Baja California, el funcionario reiteró que la toma de casetas, y su consecuente boteo, se convirtió en el "modus vivendi" de grupos para obtener recursos.
 
El problema de las casetas "como dijo el señor presidente, no es de las casetas sino de las manifestaciones, que son múltiples, estudiantes, profesores, ejidatarios, maestros, conflictos laborales, huelgas universitarias, en fin, son muchísimos" apuntó.
 
Se ha instrumentado una comisión interinstitucional encabezada por la secretaria de Gobernación, con la participación del secretario de seguridad y la SCT, agregó, para buscar operativos y mecanismos de disuasión a partir del diálogo: "hemos avanzado bastante y hemos logrado algunos resultados positivos y esperemos que esto vaya mejorando día con día".
 
En el caso de la toma de casetas y el boteo, esta acción se convirtió en un mecanismo "muy afable y básico para obtener recursos", expuso el secretario  "se metieron gentes diferentes a las manifestaciones sociales y se han hecho negocios y ya ha habido denuncias".
 
En cuanto a la SCT, apuntó, "hemos solicitado a Caminos y Puentes Federales de Ingreso que en el caso de las carreteras concesionadas -como por ejemplo en el caso de los ferrocarriles concesionados-, cuando ocurra una obstrucción de esta naturaleza se presente una demanda, que nosotros ratificamos" y que se sigua en las instancias judiciales.
 
Esta medida, añadió, ha disuadido  "a este grupo de gentes que empezaron a usar esto como un modus vivendi y se está comenzando a resolver una parte del problema, que tomará un tiempo, pero hemos avanzado".
 
Jiménez Espriú precisó que en el mes de mayo concluirán el 95 por ciento de los 700 km de las obras de la carretera Santana-Nogales, y que terminarán hasta junio: "no pudimos terminar en mayo porque la empresa que lleva a cabo el proyecto tuvo problemas de solvencia y liquidez, pero la SCT ha cumplido con todo".
 
El próximo 13 de mayo, informó, se reunirá con la gobernadora de Sonora para definir los plazos y en esa visita pondrán en operación el libramiento de Hermosillo, "que es también muy importante y tenemos instrucciones del presidente de no esperar a los actos de inauguración y que pongamos de inmediato en operación las obras terminadas".