Baja California | 26 de Abril de 2017

Por el grado de descomposición no fue posible identificar el sexo del ejemplar. Foto tomada de la cuenta de Twitter @PROFEPA_Mx

Por

Por 

Angélica Enciso L., La Jornada

Ciudad de México, 26 de abril.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que se encontró la cuarta vaquita marina muerta en las últimas seis semanas y fue localizada a 24 kilómetros al norte de San Felipe, Baja California en la zona intermarial de la playa de la Barra del Primer Estero. 

Hasta fines del año pasado se tenía el reporte de que había 30 ejemplares de la especie en peligro de extinción.

El primer ejemplar que este año se encontró muerto fue una vaquita bebé el pasado 14 de marzo, una hembra el 20 de marzo, y el 21 de abril se reportó otro hallazgo. El último ocurrió el martes 25 de abril. 

Inspectores acudieron al sitio por un llamado del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese). Constataron que se trata de un ejemplar juvenil de vaquita marina, con huellas de haber sido enmallado en una red debido a los cortes y laceraciones en distintas partes de su cuerpo, lo cual pudo ser la causa de su muerte.

Es un ejemplar de 115 centímetros de longitud, estaba en un estado de descomposición nivel 4, pues se observó la degradación del cadáver, la pérdida de órganos y su depredación natural. No fue posible determinar el sexo debido a la perdida de tejido en la parte ventral inferior, detalló la dependencia en un comunicado emitido esta noche.

La Profepa explicó que junto con personal del Cicese realizará la necropsia, a fin de obtener mayor información científica y abundar en las posibles causas que le provocaron su muerte.

Esto ocurre mientras está por definirse la ampliación de la veda a la pesca que existe en la región del Alto Golfo de California, que se mantiene desde hace dos años, ya que es el hábitat de la vaquita marina. Actualmente hay una ampliación del decreto el cual vence este mes y está en consulta el que sustituirá ese acuerdo.

El Centro Internacional para la Recuperación de la vaquita marina ha señalado que la pesca ilegal del pez totoaba -también en riesgo de extinción- es la causa de la muerte de la marsopa, ya que queda atrapada en las redes. Esa pesca se hace para extraer de la totoaba el buche, el cual se comercializa ilícitamente en el mercado asiático, ya que se considera que es afrodisiaco y medicinal.

El lunes pasado en el 25 aniversario de la Profepa, su titular, Guillermo Haro, se comprometió a salvar de la extinción a la vaquita marina y la totoaba.

Sondeo

¿Fue adecuada la forma en que se aprobó la construcción de una desaladora en Rosarito?