Baja California | 26 de Marzo de 2019

AMLO recordó que mañana estará en Tijuana donde celebrará una reunión del Gabinete de Seguridad. Foto Yazmín Ortega Cortez / La Jornada

Por

Por 

Redacción

Ciudad de México, 26 de marzo.- El presidente Manuel López Obrador afirmó que su gobierno atenderá los conflictos entre ciudadanos y sus funcionarios o correligionarios de partido, "sin influyentismo" al responder a una solicitud de la periodista de Tijuana, Lourdes Maldonado, quien pidió "justicia laboral".

En la conferencia matutina, la periodista le planteó entre sus preguntas, el conflicto laboral que sostiene con el senador con licencia y empresario de medios de comunicación en Baja California, Jaime Bonilla Valdez, quien es también candidato del partido Morena para la elección de gobernador del estado, ex coordinador de programas sociales del gobierno federal y ex dirigente estatal del partido en esta entidad..
 
El mandatario pidió a la periodista que le planteara el caso a su vocero Jesús Ramírez, a fin de buscar que se atienda su solicitud "sin influyentismo". Ante el presidente y sus compañeros periodistas, Maldonado expuso que interpuso un juicio laboral contra Bonilla Valdez pero que en su último laudo, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje falló en su contra.
 
A cuestionamiento expreso de la periodista sobre la Zona Libre, que en cuánto a este programa que su gobierno implementó para apoyar a la frontera, López Obrador expuso que estos apoyos ya se están aplicando, pero que los técnicos de Hacienda "pusieron demasiados requisitos" que dificultaron que el apoyo llegara a mas empresas.

Y como una autocrítica manifestó que el programa en el convenio se estableció por dos años y a los empresarios esto les pareció poco, pero añadió, esto se va a extender los seis años de su gobierno, aunque por escrito quedó que serían dos.

AMLO puntualizó que además el Impuesto Sobre la Renta (ISR) bajó en la frontera a 20 por ciento, y los mismo ocurrió con el IVA que bajó en esa zona al 8 por ciento en lugar del 16 por ciento, igual en el caso de las gasolinas.

Añadió que en la frontera el salario mínimo aumentó el doble, pero aclaró, que se tenga en cuenta que no se puede recuperar "de la noche a la mañana" lo que perdió el salario en el periodo neoliberal, el 70 por ciento de su valor adquisitivo durante 36 años.

"Tenemos que ir poco a poco, porque si no cuidamos a las empresas se pierden las fuentes de trabajo" apuntó, este proceso, añadió, debe ser paulatino para que no se afecte la economía.

López Obrador anunció, al comentar sobre su visita mañana miércoles a Tijuana para informar las acciones que se llevan a cabo, que las reuniones del Gabinete de Seguridad, como la que celebrará en esta ciudad fronteriza, se realizarán cada 15 días en distintas ciudades, y que de este modo las siguientes se realizarán en Guadalajara, Veracruz y Nuevo Laredo, en ese orden.

Por otra parte, a pesar de que en Estados Unidos se mantiene la pretensión de construir un muro en la frontera con México, el presidente López Obrador sostuvo que la visión mexicana es contener los flujos migratorios mediante mayores inversiones del país vecino en el sureste de México y en Centroamérica para generar empleos y bienestar.

Dijo ser respetuoso de las posturas que se asuman en otros países por lo que declinó polemizar sobre la construcción del muro.

El mandatario aseveró que la gente emigra y busca trabajo fuera del país no por gusto, sino por necesidad. Por ello, en la medida en que haya acciones para el crecimiento económico se va a aminorar el flujo migratorio. "Soy partidario de atender el fenómeno migratorio con desarrollo, empleo y bienestar y no voy polemizar".

(Con información de Alonso Urrutia / La Jornada)