méxico | 25 de Septiembre de 2018

Según el primer recuento, 11 viviendas quedaron destruidas; en 30 se perdió el mobiliario y en 25 hubo daños menores. Foto Ignacio Juárez

Por

Por 

Ernesto Martínez Elorriaga / La Jornada
Morelia, Mich. 25 de septiembre.- Al menos siete habitantes del municipio de Peribán murieron y nueve desaparecieron después de ser arrastrados por las corrientes que se formaron tras el desbordamiento del río Cutio y la represa Parástico, a causa de una tormenta que la tarde del domingo azotó durante dos horas esa demarcación purépecha, ubicada a 171 kilómetros de Morelia.

Después de 24 horas de labores fueron rescatados los cuerpos de seis personas, entre ellos tres niños, informó protección civil municipal. El hallazgo más reciente ocurrió la tarde de ayer. Se trató de una niña de 10 años que estaba entre los escombros.

Según el primer recuento, 11 viviendas quedaron destruidas; en 30 se perdió el mobiliario y en 25 hubo daños menores. Autoridades municipales dijeron que aún no concluye el censo, pues hay zonas a las cuales no han podido entrar debido a la acumulación de agua y lodo.

El comité de emergencias de Protección Civil estatal destacó que la corriente desbordada invadió calles de las colonias Tirinditas y Río Negro y se llevó al menos tres casas completas y dañó otras.

Al margen de los ríos quedaron restos de vehículos, muebles, tubos, troncos, hierba, postes, árboles y desperdicios, así como toneladas de lodo y enormes rocas.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que personal de la Vigésima Primera Zona Militar aplica el Plan DN-III-E.

El secretario de Gobierno, Pascual Sigala Páez, destacó que cerca de 100 familias se resguardaron en el auditorio municipal, acondicionado como albergue temporal.

Militares, brigadistas de Protección Civil y vecinos de Peribán participaron en las labores de limpieza, sobre todo en el área más afectada, que abarca unos 200 metros en las márgenes del río Cutio.

La mañana de ayer el gobernador Silvano Aureoles Conejo acudió a la de rízona, prometió a vecinos que no los dejarán solos y ordenó buscar a los desaparecidos. Más tarde firmó la solicitud de declaratoria de emergencia para este municipio.

También llegaron brigadas de la Secretaría de Salud, así como cerca de 600 policías estatales, soldados, brigadistas de Protección Civil estatal y municipal, de la Comisión Nacional Forestal y de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, entre otras dependencias, los que realizaron trabajos de desazolve y limpieza; los vecinos les llevaron alimentos y agua.

Autoridades de los tres órdenes de gobierno enviaron seis máquinas pesadas para quitar escombros, sobre todo en lugares donde el agua alcanzó más de 10 metros de altura y cubrió casas.

La Comisión Nacional del Agua informó que en Peribán cayeron 58 litros de lluvia por metro cuadrado en dos horas y que la causa principal del desbordamiento del río Cutio fue la pronunciada pendiente de la cuenca, lo que ocasionó que los escurrimientos alcanzaran velocidades hasta de siete metros por segundo, es decir, 25.2 kilómetros por hora, por lo que arrastró personas, vehículos y estructuras ligeras.

El organismo destacó que no administra grandes presas en ese sitio, y tampoco pequeñas represas en la cuenca alta.