deportes | 25 de Agosto de 2018

Los peloteros Adrián Titán González (centro) y su hermano Édgar, así como el padre de ambos, David, se reunieron con Andrés Manuel López Obrador, quien les anunció que la estrategia se centrará en la formación de adolescentes, sin descuidar las ligas infantiles. Foto tomada del Twitter de Édgar González

Por

Por 

Fabiola Martínez y Roberto Garduño / La Jornada

Ciudad de México, 25 de agosto.- Un grupo de beisbolistas mexicanos se reunió ayer con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para iniciar los trabajos hacia un proyecto de impulso nacional a esta disciplina, con la instalación de escuelas del juego de pelota a escala regional y del deporte en general en el país, plan que Ana Gabriela Guevara, próxima directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), defendió al asegurar que no es una ocurrencia.

La estrategia, anunciaron, se centrará en la formación de adolescentes, sin descuidar las ligas infantiles.

Con la presencia del próximo secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, se llevó al máximo nivel del gobierno electo la primera reunión para definir los pormenores de costos y lugares en donde se implementará la estrategia deportiva, con énfasis en el beisbol, como lo anunció López Obrador el pasado 14 de agosto.

Guevara subrayó que el énfasis en el beisbol no es una ocurrencia, porque no hay lugar en la República que no tenga un campo y un estadio de esta disciplina. "Creo que ha sido un olvido del sistema deportivo el dejar al beisbol".

Tras inscribirse como diputada federal, la multimedallista en los 400 metros planos delineó la política deportiva que habrá de privar en el sexenio de López Obrador, y dijo que el Plan Nacional del Deporte contemplará no sólo la producción de atletas de élite, sino que se concentrá en los intereses deportivos de la niñez y juventud mexicana.

Guevara adujo que la conducción del deporte nacional –a través de la Conade– no sólo implica capacidad, "yo creo que es un tema de actitudes y cualidades que ayuden a contribuir, a sumar y a cambiar las cosas de esencia. No quiero voltear al pasado, quiero mirar de frente y construir de frente".

–¿Se podría reflejar en las próximas Olimpiadas un cambio en la política deportiva del país?

–No es mi referente las medallas olímpicas, no lo veo así, ni tampoco que en función del presupuesto se den resultados; yo creo que hay otras cosas en las que se tiene que trabajar, hay otros aspectos a los que hay que acudir.

"Pero, si trabajamos bien, si en el destino llega el presupuesto y si las federaciones hacen lo adecuado y si todo funciona de manera correcta, pues se tiene que traducir en resultados, y las medallas van a llegar y los números positivos van a aparecer", afirmó.