Baja California | 25 de Julio de 2019

El presidente del PAN, Marko Cortés, señaló que la verdadera intención de Andrés Manuel López Obrador es ver si en Baja California se logra la ampliación, para después intentarlo a escala nacional. Foto tomada de @MarkoCortes

Por

Por 

Georgina Saldierna / La Jornada
Ciudad de México, 25 de julio.- El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, acusó ayer al presidente Andrés Manuel López Obrador de haber querido ayudar desde principio de año “a su amigo” Jaime Bonilla, gobernador electo de Baja California, viendo cómo ampliarle el periodo de gestión aunque fuera vulnerando la Constitución.

Aseguró que, desde enero, a través de la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, y la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, se buscó la ampliación del mandato de la próxima gubernatura bajacaliforniana.

“Yo personalmente le dije que no a la secretaria de Gobernación y a la dirigente de Morena”, explicó Cortés Mendoza, quien señaló que en “toda esta película hay un incongruente que dice una cosa y hace otra. Lo siento decir, es el propio presidente López Obrador, porque conocía de esta intención a la que desde enero le dijimos que no”.

Con estos planteamientos, el panista respondió al mandatario, quien en su conferencia matutina llamó la atención sobre el hecho de que fueron los diputados del PAN quienes aprobaron la llamada ley Bonilla y denunció un doble discurso del conservadurismo.

Repetición a escala nacional

El dirigente del blanquiazul estimó que la verdadera intención del jefe del Ejecutivo Federal es ver si en Baja California se logra la ampliación, para después intentarlo a escala nacional.

También recordó que el tribunal electoral de Baja California en dos ocasiones buscó extender el periodo, pero la sala superior rechazó dichos intentos.

En un comunicado, expuso que dos días antes del inicio de las campañas intentaron comprar y coaccionar a los diputados, incluidos algunos de su partido, para lograr una reforma constitucional previa a la elección. “Afortunadamente nos dimos cuenta y logramos pararla”.

Refirió que en aquella ocasión acudió al citado estado a hablar con los legisladores de su partido, y como algunos pensaban relegirse, “ese intento no prosperó”.

Sin embargo, después de la elección, Morena, con el aval del presidente López Obrador, presionó y corrompió a los integrantes del Congreso local.

Al enterarse del tercer intento de prolongar la gubernatura, dijo que instruyó a los diputados del PAN a no presentarse a la votación. Pero “evidentemente algunos sí lo hicieron y se aprobó”.

Cortés Mendoza ratificó que su partido presentará impugnaciones a la extensión de la gubernatura ante la Suprema Corte y el tribunal electoral federal, y convocó a todos quienes se dicen demócratas a levantar la voz y cuidar el “andamiaje constitucional”.

Por su lado, el PRD exigió al mandatario que presente una acción de inconstitucionalidad y consideró que no es creíble que sea ajeno al tema.

Ángel Ávila, integrante de la dirigencia perredista, se refirió a la decisión de la corte de desechar las impugnaciones presentadas por las alcaldías de Tijuana y Mexicali sobre este tema. Señaló que era de esperarse, pues no tenían sustento legal. “Eran de chocolate”.