Baja California | 25 de Junio de 2019

El gobernador electo criticó que, a pesar del triunfo contundente de Morena, las actuales autoridades se han estado resistiendo sistemáticamente a entregar el estado Foto Cortesía

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 25 de junio.-  El gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, advirtió ante el consejo jurídico de Morena, que Francisco Vega de la Madrid, titular de la actual administración “se resiste a entregar el estado y ahora anda promoviendo su bono de despedida. Lo que no saben es que ellos toparon con piedra con nosotros, no nos van a dorar la píldora ni aceptaremos ningún negocio, porque no le vamos a quedar mal a la gente ni al presidente, Andrés Manuel López Obrador”.

En un acto de agradecimiento, Bonilla Valdez, acompañado de los alcaldes electos Arturo González Cruz y Armando Ayala, de Tijuana y Ensenada respectivamente, destacó el significativo papel que cumplió el grupo jurídico en el pasado proceso electoral, a quien felicitó y consideró dentro de la estructura del próximo gobierno. Ahí mismo comentó que el Partido Acción Nacional no dejará tan fácilmente el gobierno del que “ha mamado” durante más de 30 años.

Bonilla Valdez resaltó, sin embargo, que el gran compromiso que tendrá como gobernante es el de “gobernar para todos, para aquellos que votaron por nosotros y los que no votaron; una cosa es el partido y otra las acciones de gobierno”.

“Nos ha dicho el presidente López Obrador que nuestro gran compromiso está en que no podemos fallar; no hay ni habrá vacas sagradas, yo no tendré parientes en el gobierno, ustedes ni siquiera se dan cuenta que ustedes ya son parte de la Cuarta Transformación, aun sin integrarse al gobierno, ustedes son ya parte de este movimiento”, dijo a los profesionistas en las áreas jurídicas, laborales y penales.

El gobernador electo criticó que, a pesar del triunfo contundente de Morena, las actuales autoridades se han estado resistiendo sistemáticamente a entregar el estado. “Una entidad convertida en caos, el estado está quebrado, es insensible, represor y recaudador, no les importa.... aun saliendo, el actual gobernador busca reestructurar una deuda donde nos está ensartando un nuevo impuesto, el aumento a otro y una comisión de más de 200 millones de pesos que no tenemos por qué pagar, es lo que yo llamo su ‘bono de despedida’”.