méxico | 25 de Junio de 2019

La presencia del sargazo en las playas del Caribe evidenció posiciones encontradas sobre las dimensiones del fenómeno en el gobierno federal. Foto Cuartoscuro / La Jornada

Por

Por 

Alonso Urrutia / LaJornada

Cancún, QR., 25 de junio. La presencia del sargazo en las playas del Caribe evidenció posiciones encontradas sobre las dimensiones del fenómeno en el gobierno federal. Para el presidente Andrés Manuel López Obrador se trata de "un problema meno"r que se ha magnificado para cuestionar al nuevo gobierno . Sin embargo, el secretario de la Marina, Rafael Ojeda Durán, sostuvo que es una situación "que por primera vez se está enfrentando como un problema de Estado".

Durante la conferencia de prensa en Cancún, López Obrador acusó a los gobiernos anteriores de decretar, "de manera irresponsable, emergencias por el sargazo porque lo que buscaban era que se pudiese contratar sin licitar y hacer negocio con el problema. Ya eso se terminó. Por eso voy a sostener que no hay problema. Llegando al gobierno me presentaron un plan para declarar emergencia. Dije: no. Y desde luego un plan acompañado ya de un presupuesto millonario".

Por eso se hizo el compromiso de atender el problema, pero "no hay motivo de preocupación". Ante los cuestionamientos insistentes por los efectos en el turismo que llega al Caribe respondió: "no es un asunto delicado, mucho menos grave, tiene solución y estamos trabajando".

En su empeño por minimizar el problema, el presidente trastabilló con las cifras y las tarjetas que le entregaron: "en la Ciudad de México se recogen diariamente 13 mil toneladas de basura, y el sargazo significa recoger 340 mil toneladas. Estamos hablando de 3 por ciento. 341 kilos de sargazo (...) mil toneladas, eso es. Estamos hablando como de 8 por ciento".

Ojeda señaló que es un fenómeno que no se genera "todos los días ni en todas las playas" pero que ya padecen muchos países , por lo que anunció que la Marina se abocará a la construcción en sus astilleros de entre 10 y 12 embarcaciones sargaceras para retirarlo de las playas, estimándose que en dos meses se concluirá la primera. Se adquirirán además barreras que se colocarán en el mar para contenerlo "pero que realmente sirvan".

Alertó que el problema del sargazo "no es recogerlo, sino qué hacer con él, por lo que auspiciarán investigaciones con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para realizar estudios serios que arrojarán resultados en dos años".

Aseveró que no se trata de una situación que para resolverlo sólo se requiera dinero, "porque desgraciadamente en el sexenio pasado se invirtió mucho dinero, todo eran contratos, componendas y no se resolvió". Según las cifras que presentó, el gobierno pasado gastó 810 millones de pesos –333 millones tan sólo en 2018– en la limpieza de las playas, renta y adquisición de maquinaria entre otros.

El Estado va a tener su propio equipo, que va a ser la Marina, para afrontarlo "como un problema de Estado, no como un problema de negocio", pues se invertirán, por ahora, 52 millones de pesos.