méxico | 25 de Junio de 2019

La familia llegó a México hace dos meses y tenía visas humanitarias expedidas en Chiapas; en la imagen, los cuerpos de la pequeña Valeria, quien tenía un año y 11 meses, y su padre. Foto Julia Le Duc / archivo La Jornada

Por

Por 

Julia Le Duc / La Jornada

Matamoros, Tamps., 25 de junio.- La embajada de El Salvador se hará cargo de los gastos de repatriación de los cuerpos del migrante Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria, originario de San Martín, y quienes murieron ahogados en el Río Bravo cuando intentaban cruzar la frontera.

Tania Vanessa Ávalos observó desde la orilla del cauce cómo su esposo e hija, de un año y 11 meses, fueron arrastrados por la corriente la tarde del pasado domingo, por lo que pidió apoyo de las autoridades.

Tras doce horas de búsqueda en lanchas, elementos del cuerpo de Bomberos, Marina y policías estatales localizaron los cadáveres de Óscar Alberto y Valeria, los cuales fueron trasladados al Servicio Médico Forense de Matamoros.

En su declaración ante el Ministerio Público, Tania Vannesa explicó que tenían dos meses de haber llegado a México. Dijo que contaban con visa humanitaria que les fue entregada en la estación migratoria de Tapachula, Chiapas, limítrofe con Guatemala.

El domingo llegaron a Matamoros y acudieron al Puente Puerta México para solicitar asilo al gobierno de Estados Unidos. Por ser día inhábil y estar cerrado el módulo del Instituto Tamaulipeco del Migrante, Óscar, su esposa e hija no pudieron hacer la solicitud.

Entonces, comenzaron a caminar por el bordo del Río Bravo hasta llegar al punto donde Óscar Alberto decidió que iban a cruzar el río Bravo e ingresar a Brownsville, Texas.

En su declaración, Tania reveló que aunque cuenta con visa humanitaria no piensa en quedarse en México ya que tuvo comunicación con la embajada de su país, la cual, dijo, se hará cargo de los gastos funerarios y del traslado de los cuerpos a su natal San Martín.