méxico | 25 de Mayo de 2018

Afirma el vocero que el país no avanzará en el pacto si no hay condiciones favorables. Foto archivo

Por

Por 

Susana González G. / La Jornada
México, 25 de mayo.- México no va a negociar a base de presiones, enfatizó el voce- ro de la Presidencia, Eduardo Sánchez, a propósito de la investigación que, en el cuaros de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), comenzó el gobierno de Estados Unidos sobre las importaciones de autos, con el fin de determinar si representan una amenaza a su seguridad nacional e imponer un arancel de 25 por ciento en caso de que así sea.

México tiene muy claro lo que es conveniente y lo que no. No nos vamos a precipitar para llegar a un acuerdo... será aquel que realmente beneficie al país. Si no existen esas condiciones, no va avanzar en ese sentido, puntualizó el funcionario, cuestionado sobre la supuesta indagatoria durante una conferencia de prensa sobre las Zonas Económicas Especiales (ZEE).

A lo largo de la renegociación, aclaró Sánchez, hemos visto que han surgido este tipo de cosas, pero ponderó que podemos estar tranquilos. El equipo negociador mexicano, enfatizó, es muy profesional y experimentado, y así se le ha reconocido a escala internacional.

El 23 de mayo se supo que el Departamento de Comercio de Estados Unidos comenzó una investigación sobre las importaciones de autos, suvs, vans, camiones ligeros y autopartes con el objetivo de determinar si representan una amenaza para su seguridad nacional, según lo determinado en la sección 232 de su Ley de Expansión Comercial.

Si los resultados indican que dichas importaciones atentan contra la seguridad nacional estadunidense, entonces es previsible que el gobierno del presidente Donald Trump determine imponer un arancel de 25 por ciento a las importaciones de los vehículos investigados y eso afectaría a México, cuya mayor parte de su producción automotriz la destina a ese país.

Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las ZEE, pidió esperar cómo se da la investigación y destacó que es muy sólida la integración comercial de los países de América del Norte, ya que muchas de las empresas de Estados Unidos y Canadá tienen operaciones en México.

Al final, a nadie conviene un incremento de 25 por ciento en aranceles automotrices porque a quién más se va a afectar es al consumidor. Hay que esperar. El TLCAN va por buen camino y es parte de la negociación, indicó. También expresó que el sector automotriz es uno de los pocos que no fueron incluidos en las ZEE porque requieren toda su cadena de suministro, como ya la tienen en El Bajío.

El vocero negó que haya divergencias entre los secretarios de Economía, Ildefonso Guajardo, y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, sobre la renegociación del TLCAN y recomendó no creer tanto a las columnas periodísticas.

“El equipo mexicano que lleva a cabo esta importante negociación es un equipo sólido, que tiene una comunicación permanente con el Presidente de la República. Quizá la solidez de ese equipo incomoda a algunas personas que no les conviene tanto.

El presidente Enrique Peña Nieto entabló una conversación telefónica con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, sobre el rumbo de las negociaciones del acuerdo comercial. En un comunicado se dio cuenta de que el mandatario se mantiene optimista por lograr un TLC que beneficie a los tres países.