méxico | 25 de Abril de 2019

Las posturas de la oposición también se centraron en el hecho de que, al votar la reforma, quedará superado el memorando presidencial de Semana Santa. Foto Pablo Ramos / La Jornada

Por

Por 

Roberto Garduño y Ebrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 25 de abril. La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada en lo general la reforma a la Constitución en materia educativa. Luego de una discusión de más de tres horas, el pleno validó las modificaciones propuestas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En lo general, el dictamen se aprobó con 381 votos a favor de Morena, PRI, PAN, PRD, PVEM, PES, PT, MC y los legisladores sin partido.

No obstante, ocho diputados de Morena votaron en contra: Carol Antonio Altamirano, Azael Santiago Chepi, Beatriz Pérez López, Irma Juan Carlos, Virginia Merino y Margarita García, de Oaxaca, y Rosario Merlín y Avelina López, de Guerrero.

Con ello se obtuvo el requisito de que, al ser reforma a la Constitución, se requería del voto de las dos terceras partes de los diputados presentes.

Por su parte, 79 panistas votaron en contra, luego de que insistió en su argumento de que con el artículo 16 transitorio, se continuará con el sistema de entrega de plazas al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Luego de la votación en lo general, la Mesa Directiva dio entrada a 45 reservas a los artículos 3o, 31 y 73, así como a los artículos 5, 9, 10, 15, 16 y 17 transitorios. Se esperba que la discusión de las reservas concluya casi a las tres de la mañana.

 
Mientras el PAN expresó que no hay abrogación de nada, Mario Delgado, coordinador de Morena –quien en dos ocasiones pronunció erróneamente el apellido del constituyente y teórico de Lázaro Cárdenas, Francisco José Múgica, al quitarle el acento en la u–, reconoció que prevalecen las evaluaciones, sólo que no estarán sujetas a la permanencia de los profesores en el aula.

Aun así, expresó: No hay lugar a la desconfianza de lo que hoy se apruebe aquí: esta reforma es un logro histórico que honra a los caídos y perseguidos en la lucha del magisterio.

Al cierre de esta edición, comenzaron las intervenciones en favor y en contra antes de aprobar el dictamen en lo general, y se registraron 40 reservas en lo particular.

En tribuna, Ernesto Robledo Leal (PAN) sostuvo que si bien desaparece el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, “en su lugar se deja un sistema de evaluación continua; se abroga la Ley General del Servicio Profesional Docente, pero se crea la ley del sistema para la carrera de los maestros; se elimina el concepto de calidad, por ser ‘tecnocrático y neoliberal’, pero lo sustituyen por el de ‘excelencia’”.

El PRI votaría en favor porque, se ufanó desde tribuna, lo esencial de la reforma de Enrique Peña Nieto prevalece: la evaluación de los maestros y el control del gobierno federal sobre el sistema educativo.

Ana Lilia Herrera (PRI) sostuvo que la reforma del ex presidente, en todo caso, evolucionó: Quitamos la condicionante de la permanencia de una promoción de un maestro vinculada a la evaluación. Se admite lo que se había pedido, reconocer no sólo la capacidad académica de los maestros a través de concursos públicos, sino también su experiencia.

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Tonatiuh Bravo Padilla, explicó que la reforma educativa de Peña Nieto no se puede eliminar totalmente, puesto que el texto de la Constitución guarda una armonía y una redacción integral. Explicó que sólo se quita lo punitivo de la reforma anterior y aclaró que su bancada respaldó el dictamen porque viene claramente establecido el compromiso con la excelencia y que los procesos de ingreso serán públicos, transparentes.

Al preguntarle si se deroga o no la evaluación a los maestros, respondió: ¡Claro que habrá! Simplemente se le quita el carácter que condenaba al profesor que no pasara esa evaluación a perder el empleo.

Dulce María Sauri (PRI) añadió: ¿Habrá evaluación y excelencia educativa? Sí.

Las posturas de la oposición también se centraron en el hecho de que, al votar la reforma, quedará superado el memorando presidencial de Semana Santa

Antes de entrar a la discusión de la reforma en lo particular, el pleno guardó un minuto de silencio por el asesinato de Maricela Vallejo, alcaldesa de Mixtla de Altamirano, Veracruz y su esposo, así como de su chofer.