mundo | 25 de Abril de 2019

Aquí llegaron personas oriundas de Cuba, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Perú, Venezuela, Brasil, Panamá, Angola, Congo, Camerún, Guinea, Eritrea, Pakistán, Afganistán, Siria, Rusia y Nepal. También mexicanos. Foto Carlos Figueroa / archivo La Jornada

Por

Por 

Carlos Figueroa y Rubén Villalpando / La Jornada
Nuevo Laredo, Tam., 25 de abril. Más de 2 mil 300 migrantes procedentes de al menos 16 países, lo mismo de Cuba y Centroamérica que de África y Nepal, están refugiados actualmente en siete albergues de Nuevo Laredo, Tamaulipas, mientras esperan ser llamados por autoridades de Estados Unidos para tramitar solicitudes de asilo en el país vecino.

Mientras, elementos antimotines adscritos a Operaciones de Campo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos realizaron ayer un ejercicio de preparación para contener migrantes indocumentados en el Puente Internacional I –también llamado Puerta a las Américas–, que une a Laredo, Texas, con Nuevo Laredo.

Las acciones incluyeron a un helicóptero y se arrojaron bombas de humo para simular gases lacrimógenos, además que fueron utilizadas armas que disparaban bolas de pintura para aparentar un enfrentamiento con indocumentados que trataban de introducirse por la fuerza a Estados Unidos.

Los principales albergues de la localidad son el municipal, que al momento aloja a unos 700 migrantes; el denominado Amar, que tiene a 402 personas, y el Nazareth, que recibió a 350. Los demás migrantes son atendidos en refugios administrados por iglesias cristianas.

Al momento están en Nuevo Laredo migrantes oriundos de Cuba, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Perú, Venezuela, Brasil, Panamá, Angola, Congo, Camerún, Guinea, Eritrea, Pakistán, Afganistán, Siria, Rusia y Nepal. También mexicanos.

"Se trata de una llegada silenciosa porque son muchos (migrantes) y no vienen en una caravana por ser grupos muy pequeños que no son controlados por ninguna autoridad, y se trata ya de una emergencia porque no hay dónde meterlos", comentó el obispo de Nuevo Laredo, Enrique Sánchez.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: