cultura | 25 de Abril de 2018

Es paradójico que cuando estamos en el punto más bajo de la curva de ese fenómeno, el presidente estadunidense salga con su idea del muro y de militarizar la frontera, explica el investigador. Foto cortesía de Jorge Durand 

Por

Por 

Mónica Mateos-Vega / La Jornada

Ciudad de México, 25 de abril.- Es falso que Estados Unidos esté completamente invadido por migrantes mexicanos, es solo retórica de Donald Trump, sostiene el antropólogo Jorge Durand, Premio Malinowski 2018.

Junto con su colega Douglas Massey, el colaborador de La Jornada dirige desde hace 30 años el proyecto Migración Mexicana (Mexican Migration Project, MMP), y desde 1996 el Latin American Migration Project (LAMP), cuyo principal aporte es la creación de una vasta y confiable base de datos.

Las cifras no mienten, explica Durand (Lima, Perú, 1949 y naturalizado mexicano), en entrevista: “La migración de mexicanos hacia Estados Unidos, tanto documentada como indocumentada, de 2007 a la fecha ha bajado a menos 6 por ciento, según fuentes estadunidenses, es decir, el equivalente a las cifras de los años 80 del siglo pasado.

‘‘Estamos por abajo de cero. Conocer estas estadísticas es muy importante para comprender que los argumentos de Trump son simple retórica.”

Trabajo de más de tres décadas
El Premio Malinowski lo otorga cada año la Sociedad de Antropología Aplicada de Estados Unidos a un destacado científico social para reconocer los esfuerzos por comprender y atender las necesidades de las sociedades del mundo.

En esta ocasión, Durand y Massey lo obtuvieron por el enorme trabajo que han desarrollado durante más de tres décadas con los migrantes latinoamericanos, como informó La Jornada (10/4/18).

Observan el fenómeno desde las comunidades de origen. Todos los años, los investigadores hacen trabajo de campo, van a los lugares de donde provienen las personas que buscan llegar a Estados Unidos, para recabar información y tratar de ver, a través del tiempo, cómo van cambiando los patrones y los proceso migratorios, añade el antropólogo.

La base de datos del MMP revela que “cada vez hay más migración legal de mexicanos a Estados Unidos porque hay programas de trabajo temporal. Existen cerca de 200 mil trabajadores agrícolas extranjeros que llegan a ese país con visa, y todos los días se están regularizando personas cuyos padres o familias iniciaron ese proceso hace 10 o 15 años.

“Entonces –reitera–, es paradójico que en el momento en el que estamos en el punto más bajo de la curva del movimiento migratorio de mexicanos hacia Estados Unidos, Donald Trump salga con su idea del muro y de militarizar la frontera.

“Lamentablemente, el asunto de la migración reditúa mucho en tiempos electorales. El extranjero, el otro, es siempre una amenaza, y Trump utiliza eso: la amenaza, el miedo, porque él se erige como el salvador de esa situación.

“A muchos de esos políticos no les interesan los números. No les importa que la migración mexicana está bajando desde hace 10 años; ya no es un tema. La migración centroamericana sí está subiendo, pero no a los niveles de los años 90, cuando se duplicó o triplicó la cifra.

En los recientes años subió la migración 40 por ciento de Honduras y Guatemala; 20 por ciento la de El Salvador, y México está en menos seis. Entonces, la retórica de Trump utiliza cualquier pretexto para decir que están totalmente invadidos por mexicanos, cuando es falso. Habría que decirle de manera clara, con esos datos de fuentes de su propio país, que está inventando. Habría sido interesante que el presidente Enrique Peña Nieto hubiera podido expresarse hace unos días con datos más claros para contrarrestar la retórica de Trump.

Base de datos pública y gratuita
Jorge Durand detalla que en los años 80 del siglo pasado la migración de mexicanos hacia Estados Unidos era circular, es decir, iban y venían a ese país dos o tres veces al año. La política estadunidense de cerrar la frontera y perseguir a los migrantes hizo que una vez que cruzaran la frontera ya no regresaran, porque se incrementaron tanto los riesgos como los costos (hoy cuesta unos 5 mil dólares cruzar de manera indocumentada hacia el norte), añade el especialista.

En los años recientes, además, es cada vez más penado ser migrante, pues no solo los deportan o mueren en el intento, sino que los meten a la cárcel seis o nueve meses, continúa.

“Los mexicanos indocumentados están atrapados allá, ya no les es posible regresar. Los deportados, que cada vez hay más por esa política implementada en los tiempos de Obama o un poco antes, también se sienten atrapados porque tienen parte de su familia allá y no se pueden arriesgar a cruzar porque si los agarran los pueden encarcelar, más aún si tuvieron algún problema con la justicia.

Entonces, el problema grande ahora es que hay familias divididas por políticas migratorias cuyo objetivo era detener o controlar la migración, y precisamente lo que se hizo fue fomentarla durante la década de los 90 y hasta 2007.

La base de datos del Mexican Migration Project es pública y gratuita; se puede consultar en la siguiente dirección de Internet.

Tenemos miles de colaboradores, alrededor de 4 mil 500 usuarios registrados, tanto en Estados Unidos, como en América Latina y Europa. A veces nos llegan artículos de estudiantes de universidades, por ejemplo de Alemania, quienes nos dicen que han trabajado con nuestros datos. Ese es el verdadero premio, hacer antropología aplicada y que la información tenga un sentido mucho mayor en las políticas públicas, concluye Jorge Durand.