méxico | 25 de Marzo de 2019

El subsecretario Alejandro Encinas, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; y Lázaro Cárdenas Batel en la presentación del programa ENADIS. Foto Luis Castillo

Por

Por 

Emir Olivares Alonso | La jornada
Ciudad de México, 25 de marzo.- La titular de la Secretaría de Gobernación (SG), Olga Sánchez Cordero, señaló que la única opción para reabrir las indagatorias por el asesinato del ex candidato del PRI a la Presidencia de la República en 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta, es que se presenten pruebas supervinientes (elementos que ocurren con posterioridad a la fecha de demanda y excepciones de los hechos juzgados).

En entrevista tras su participación en la presentación del Sistema Nacional de Información sobre Discriminación, la funcionaria federal remarcó que la petición de la familia de Mario Aburto Martínez, asesino material del ex candidato quien se encuentra recluido y procesado por el crimen, no basta para reabrir el caso.

El viernes de la semana pasada, en víspera del 25 aniversario del asesinato de Colosio (suscitado el 23 de marzo de 1994), el presidente Andrés Manuel López Obrador informó en su conferencia de prensa que había recibido una carta de la familia de Aburto donde se le solicitaba abrir una vez más las indagatorias. El mandatario envió esa misiva a la secretaría Sánchez Cordero para su análisis (como lo dio a conocer esta mañana el propio presidente).

Al respecto, la titular de la SG detalló que “la única rendija” para que eso pasara es que se presentaran pruebas o hechos supervenientes, lo que hasta ahora no ha ocurrido.

Recordó que el último fiscal del caso fue el hoy presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, con quien dialogó hace unos días y le dio una serie de elementos que muestran que en su momento se realizó “una investigación científica de altísimo nivel” que incluso contó con el apoyo de institutos de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México, la cual concluyó en que Aburto Martínez fue el asesino y lo hizo en solitario.

“Lo que quieren (los familiares de Aburto) es que se pueda reabrir el proceso y revisarlo. Aquí está el presidente de la CNDH (también presente en el acto), y precisamente yo le preguntaba hace unos días y me decía que la investigación del caso prácticamente está cerrada. Él hizo un estudio impresionante, él fue el último encargado de la fiscalía del caso. Tiene un disco que me acaba de obsequiar donde las pruebas periciales son todas hechas por institutos de la Universidad Nacional.

“Inclusive hay una prueba de astrónomos de la Universidad Nacional de la manera en cómo estaba el sol y cómo se movía. Impresionante. Me dice que estaba en reserva el caso por si había pruebas supervenientes, pero nada más”.

Hace cinco años, a unos días de que se cumpliera el 20 aniversario del asesinato, González Pérez ofreció una entrevista a La Jornada, en la que reconoció que hay escepticismo entre la sociedad en torno a la conclusión de las indagatorias, pero insistió que Aburto fue el perpetrador y lo hizo solo.

"No encontramos una sola conexión (de autoría intelectual) con algún actor político o miembros del crimen organizado. Yo dejé el expediente en reserva para que cuando alguien encontrara un indicio o algo, lo abriera. No pueden decir ‘Luis Raúl González Pérez nos maniató... nos puso una camisa de fuerza para no investigar’. Puedo mirar de frente a la sociedad. Fui el único que investigó el entorno político en el crimen. Hice mi mejor esfuerzo, trabajé intensamente; resguardé las evidencias, generé incluso una cámara de nitrógeno para preservar la chamarra (que ese día portaba) Luis Donaldo Colosio”.