méxico | 24 de Septiembre de 2017

La Cuauhtémoc, en daños cuantificados, es la delegación más afectada en la Ciudad de México Foto La Jornada

Por

Por 

Roberto Garduño, La Jornada

Ciudad de México, 24 de septiembre.-  El gobierno federal “está pasmado ante la tragedia que vive la Ciudad de México, se niega a escuchar nuestra propuesta de impulsar la integración de una Comisión de Reconstrucción Ciudadana, y hasta ahora su única respuesta a los capitalinos es la comunicación de la Secretaría de Gobernación sobre el agotamiento de los recursos que intergan el Fondo de Desastres Naturales (Fonden)”, reveló Ricardo Monreal Ávila, delegado de la Cuauhtémoc. 

Antes de las emergencias naturales provocadas por los huracanes y tormentas tropicales, y ahora los sismos del 7, 19 y 22 de septiembre, el Fonden contaba con 9 mil millones de pesos, cifra a la que se sumarán 150 millones de dólares del Bono Catastrófico (para el caso de sismos), y se contempla que una vez aprobado el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 –antes del 15 de noviembre- se utilicen los 6 mil 600 millones solicitados al Congreso. 

Así, Monreal Ávila –quien un día después del sismo del 19 de septiembre demandó se declarara zona de desastre la Ciudad de México-  reprochó al gobierno federal, pues “creo que está pasmado a seis días no lo vemos en la calle, antes de cumplirse 24 horas de la tragedia envié un comunicado urgente al Presidente de la República para que los tres niveles de gobierno nos reuniéramos, evalúaramos y pusiéramos un plan en marcha. Y hasta ahora se ha tardado”. 

La Cuauhtémoc, en daños cuantificados, es la delegación más afectada en la Ciudad de México, y Monreal insiste “nuestras propuesta es que se abra una cuenta de un fideicomiso ciudadano, en el que no meta la mano el gobierno, que esté manejado por una Comisión de Reconstrucción Ciudadana, que nada tenga que ver con el gobierno, porque éste se encuentra muy salpicado de desconfianza, y si vuelve a hacerse un procedimiento tradicional donde el gobierno maneje de los recuersos no va a ser creíble, tiene que ser una organización civil la que maneje todas las aportaciones al fideicomiso.” 

-En medio de esta tragedia, ¿cuál es su definición político-electoral, después de la cuestionada elección interna en Morena?

-Frente al nivel, a la dimensión de la tragedia eso es irrelevante, no me importa, nada es tan importante como atender la degracia que vivimos, y ahí estoy metido al cien por ciento, no estoy distraído en lo otro, es irrelevante, esa discusión quedó sepultada en los escombros del sismo, lo que me interesa es atender a la gente, ayudar y alejarme de la mezquindad, cualquiera que sea, alejarme del interés pertidista, eso es irrelvante en este momento, ahora que hay que buscar la manera de reconstruir, ya tender las exigencias de los ciudadanos en la  delegación. 

En entrevista, el funcionario capitalino adujo que las determinaciones de la autoridad no deben tomarse con acciones autoritarias, “y claro esto va a implicar más trabajo, más diálogo, pero es lo único que puede ayudar para que no se siga destruyendo el tejido social. Estamos en medio de la enorme solidaridad que ha sido admirable, ahora viene la etapa del enojo social si no lo atendemos de urgencia. 

“Reitero mi llamado con el Presidente de la República porque el Fonden, ya se agotó, el mismo que aprobó la Cámara de Diputados año con año. Está en ceros, no lo informó Gobernación a través de Fonden, pero ellos dijeron que la Secretaría de Hacienda está haciendo subejercicios y recortando programas para un nuevo fondo de nueve mil millones de pesos, que se puede acceder. 

Pero yo digo que no se someta a una camisa de fuerza el manejo de esos recursos, que no se apliquen las mismas reglas burocráticas e inflexibles, que es una cosa distinta en la Ciudad de México, insiste. 

“Lo que yo propongo es que el recurso que se tiene destinado a la Ciudad de México no lo maneje el gobierno, ni siquiera Fonden, ni el gobierno de la ciudad, y menos una delegación, sino que sea una Comisión Ciudadana para la Reconstrucción, y que ellos manejen los recursos que porvengan de los partidos políticos, que dicen van a aportar. Y que junto con los que vengan de las ciudadanos, de gobiernos extranjeros, de inversionistas, se manejen en el fideicomiso ciudadanizado y de forma transparente. 

“El gobierno podrá participar en la vigilancia, en la planeación y en el desarrollo, pero no tener la disposición de los recursos. Si no hay un plan de reconstrucción es simplemente dar palos de ciego, para iniciar la reconstrucción es preciso un plan, una comisión ciudadana y un fideicomiso para manejar todos los recursos provengan del gobierno o de aportaciones de la sociedad civil y empresarial. 

“Que se informe de forma transprente cuanto se tiene, en que se va a invertir, por donde se va iniciar la reconstrucción y que planes se vana a aplicar. Qué derecho tendrán los afectados, si recibirán créditos baratos, sin intereses, si son apoyos o subdisios, todas esas reglas se tienen que iniciar ya porque viene la etapa de la preocupación de dónde voy a vivir, como voy a estar y cómo va a sobrevivir, porque mucha gente quedó sin hogar, y lo que es peor, sin familia.” 

Así, Monreal Ávila refiere que el plan es de reconstrucción y recuperación “pero tiene que terminarse la legislación actual en materia de desarrollo urbano, debe eliminarse, o revisarse integralmente, es decir aplicar legislación avanzada como en países donde han resistido sismos y terremotos, los más avanzados son Singapur, Japón, sin copiar, sí debemos aporvechar su experiencia, y ser muy estrictos en las normas futuras de construcción de resistencia sísmica.

Sondeo

¿Fue adecuada la forma en que se aprobó la construcción de una desaladora en Rosarito?