Baja California | 24 de Agosto de 2019

En imagen el futuro secretario de Salud en Baja California, Alonso Pérez Rico. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez
Tijuana, 24 de agosto. - No hay planes para abrir un nuevo hospital en la Zona Este de Tijuana, primero se deben haber cubierto las necesidades del Hospital General de la Zona Río, las Unemes y tener al 100 por ciento el abastecimiento de medicamentos e insumos, aseguró esta mañana el futuro secretario de Salud en Baja California, Alonso Pérez Rico.  

Aseguró que en este proceso de transición ha encontrado áreas de oportunidad en la secretaría, así como inconsistencias en los documentos recibidos por parte del actual secretario de Salud, Caleb Cienfuegos, sin embargo, no quiso dar detalles hasta no tener las pruebas necesarias para dar a conocer los problemas encontrados. 

Pérez Rico mencionó que se encuentra trabajando con las paraestatales, como Isesalud, Issstecali y las Unemes a fin de conocer el presupuesto que requerirían para finalizar el año fiscal, "tendremos solo dos meses a partir de que tomemos el cargo para asegurar que vamos a poder salir el año". 

En el tema de adicciones, dijo el doctor Alonso Pérez que el programa que existe en este momento será eliminado completamente. En su lugar, proyecta un nuevo esquema de trabajo en coordinación con Seguridad Pública Estatal a fin de trabajar en la prevención del uso de drogas y la rehabilitación. 

"Ya establecí contacto con el Instituto de Psiquiatría de Baja California, se va a desaparecer el programa de adicciones y pasará a la Secretaría y ahí dentro le daremos el apoyo con personal capacitado como la normativa que requiera y el financiamiento para hacerlo más afectivo" acotó Pérez Rico. 

En caso de que el presupuesto que deje la administración saliente en el estado no alcance, dijo que gestionará con la federación a través del gobernador electo, Jaime Bonilla, y este a su vez, haga llegar la solicitud a la presidencia de la República. 

El propuesto secretario de Salud pretende estandarizar el tratamiento de adicciones en el estado y regular los centros de rehabilitación que actualmente existen y que muchos carecen de una infraestructura médica que deberían de tener para poder ostentarse como "centro de rehabilitación.