méxico | 24 de Agosto de 2019

Los pacientes suelen dejar pasar hasta 14 meses para acudir al médico para realizarse el tratamiento contra el cáncer de ovario. Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Laura Poy Solano / La Jornada
Ciudad de México, 24 de agosto.- A pesar que cada año se diagnostica a más de 4 mil mujeres con cáncer de ovario, su detección todavía es un desafío, por lo que es “vital que la mujer se empodere frente a sus médicos y no se limite a acatar sus decisiones, sino a buscar juntos las mejores opciones de tratamiento”, afirmó Dolores Gallardo, coordinadora del Programa de Cáncer de Ovario y Endometrio del Instituto Nacional de Cancerología (Incan). 

En entrevista, en el contexto del segundo Foro de Oncología Integrativa, la especialista dijo que la mujer “suele abandonar mucho su salud. En los estudios que tenemos detectamos que tarda hasta 14 meses en acudir a un médico y lo hace cuando ya presenta síntomas digestivos del tipo de la colitis”, los cuales son un factor de riesgo, pues si se presentan más de 12 al mes, hay que acudir con un especialista, aun cuando el médico general o ginecólogo lo diagnostique como una simple colitis por estrés. 

Existe controversia en torno al uso de un tamiz para la detección de cáncer de ovario, aplicando ultrasonidos transvaginales dos veces al año, lo cual, reconoció, es rechazado por algunos facultativos, ya que no hay estudios concluyentes, aunque sí recomendaciones de organismos internacionales para emplearlo como herramienta de detección. 

“Si se tiene entre 45 y 60 años, y hay síntomas digestivos del tipo de la colitis, con 12 eventos mensuales o más, requieren hacerse un ultrasonido transvaginal, pero éste debe hacerse cada semestre, pues de otra forma no es útil”. Y agregó que las pacientes “necesitamos empoderarnos, tenemos que exigir, no pedir, es un derecho”. 

Agregó que el cáncer de ovario es el menos diagnosticado, pero “tiene las tasas más altas de letalidad, debido a que llegan en estado avanzado de la enfermedad”. Por ello, destacó que es fundamental que las mujeres “pongan atención a su cuerpo y a las señales de alerta que envían las llamadas enfermedades neoplásicas”. 

Factores de riesgo 

En el caso del cáncer de ovario, destacó que son factores de riesgo tener antecedentes familiares de cáncer; obesidad, haber recibido terapia de remplazo hormonal; tener entre 45 y 60 años, es decir, cuando se presenta el climaterio o menopausia, y si tienen más de 12 eventos en un mes de inflamación y dolor de abdomen, que puede confundirse con colitis. 

Gallardo destacó que también es cierto que muchas pacientes que llegan en estados avanzados de la enfermedad han visitado al menos a un especialista, principalmente ginecólogos, lo que ocurre en 45 por ciento de los casos”, pero sin que se les haga un diagnóstico correcto, por ello urgió a ampliar la capacitación de los galenos. 

Si bien en México, más mujeres se realizan el Papanicolau, éste estudio no puede detectar el cáncer de ovario o endometrio, “aún no tenemos una cultura de la detección del cáncer en la mujer, y en eso tenemos que avanzar juntas, porque los ovarios también se enferman de cáncer”, reconoció la especialista.