méxico | 24 de Junio de 2018

Morena disputa la Presidencia de la República con altas posibilidades de ganarla a sólo cuatro años de haber alcanzado el registro como partido político. Foto archivo La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz / La Jornada
México, 24 de junio.- Morena disputa la Presidencia de la República con altas posibilidades de ganarla a sólo cuatro años de haber alcanzado el registro como partido político. Luego de ser considerada la tercera fuerza política a escala nacional, ahora tiene probabilidades de convertirse en la primera en el Congreso de la Unión y, además, de arrebatar gobiernos estatales a los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD).

Desde que se convirtió en partido ha tenido crecimiento inusitado tanto en su padrón como en cargos de representación popular y financiamiento público. En la recta final de la campaña continúan las adhesiones desde distintos institutos políticos.

Un ejemplo es el candidato del PRD-PSD al gobierno de Morelos, Rodrigo Gayosso (hijastro del gobernador Graco Ramírez), quien adelantó que votará en favor de Andrés Manuel López Obrador para presidente de la República porque representa un cambio.

Fundada por López Obrador en 2011 como asociación civil con el nombre de Movimiento de Regeneración Nacional, Morena pasó de tener casi medio millón de afiliados en 2014 a alrededor de 2.5 millones, y de un financiamiento público de poco más de 33 millones de pesos a cerca de 392 millones. En 2018, para contender por casi 3 mil 500 cargos de elección popular, recibió alrededor de 600 millones de pesos.

Morena participó por primera vez en unas elecciones en junio de 2015, cuando arrebató al sol azteca cinco jefaturas delegacionales –Tlalpan, Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Xochimilco y Tláhuac–, así como el predominio en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, al obtener 20 diputados contra 17 de PRD.

También logró 35 diputaciones federales y 14 locales, así como varias alcaldías, pese a su controversial sistema de selección de candidatos mediante una combinación de sorteos, encuestas y designaciones por consenso.

A raíz de la fractura del PRD en el Senado y del éxodo de legisladores de diversos partidos, contó con dos bancadas importantes en el Congreso, con 46 curules en San Lázaro y 16 senadores agrupados en la fracción del Partido del Trabajo-Morena.

Morena gobierna 35 municipios del país: Calkiní, Campeche; Valladolid, Yucatán; Yurécuaro, Michoacán; Texcoco, estado de México; Comalcalco, Tabasco, y Chilcuautla, Hidalgo, así como 12 de Oaxaca y 17 de Veracruz, entre los que destacan la capital, Xalapa, y los ayuntamientos petroleros de Coatzacoalcos, Minatitlán y Poza Rica.

Las proyecciones del partido, a partir de lo que señalan las encuestas, es que tiene altas posibilidades de ganar la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum, y las gubernaturas de Morelos, con Cuauhtémoc Blanco –producto de su alianza con el Partido Encuentro Social–; de Tabasco, con Adán Augusto López, y de Chiapas, con Rutilio Escandón, candidatura que se fortaleció a partir de acuerdos con el Partido Verde Ecologista de México.

En Veracruz, Cuitláhuac García mantiene una cerrada competencia con el abanderado de PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Lo mismo ocurre en Puebla, con Miguel Barbosa como candidato.

Asimismo, los morenistas en Jalisco consideran que Carlos Lomelí se ha posicionado, aunque diversas encuestas dan el triunfo a Enrique Alfaro, abanderado de Movimiento Ciudadano. Y no descartan Guanajuato, con Ricardo Sheffield, ni Yucatán, con Joaquín Díaz Mena.