méxico | 24 de Junio de 2015

Profesores rodearon la plancha del Zócalo antes de continuar su marcha hacia el edificio de la SEP.
Profesores rodearon la plancha del Zócalo antes de continuar su marcha hacia el edificio de la SEP. Foto Carlos Ramos Mamahua

Por

Por 

Laura Poy Solano, La Jornada

Ciudad de México, 24 de junio.- Al concluir el mitin frente a la Secretaría de Educación Pública (SEP), profesores disidentes aprobaron solicitar en sus consejos técnicos escolares del próximo viernes la renuncia del secretario de Educación, Emilio Chuayffet, al considerarlo como "no idóneo" para el cargo.

En su mensaje, Enrique Enríquez, secretario general de la sección 9, afirmó que el gobierno federal no ha convocado a los maestros a un verdadero diálogo. "Han cerrado las puertas que hemos tocado. Que se queden entonces con su mesa, y vamos a vernos en las aulas y en nuestras escuelas. Estamos decididos a no permitir que se aplique esta evaluación punitiva", aseguró.

Por ello, llamó a los educadores de la capital del país a organizarse por escuela, dirección, sector y zona escolar. "Tenemos que enfrentar esta reforma como uno solo. En cada escuela, en cada sector escolar debemos analizar este proceso, determinar nuestro plan de acción y actuar de forma unitaria, porque juntos podemos pararla en nuestros planteles".

En tanto, dirigentes del magisterio mexiquense, convocaron a una marcha de antorchas para el próximo miércoles, a fin de reiterar su rechazo a la reforma y a la evaluación docente.

Al concluir el mitin frente a la SEP, los docentes inconformes comenzaron a retirarse, mientras decenas de granaderos continúan resguardando el perímetro de la Plaza de la Constitución y calles aledañas.

Los profesores insistieron en que la reforma educativa y la evaluación “la vamos a reventar en nuestras escuelas por la vía de los hechos. No pasará en los estados ni tampoco en el Distrito Federal”. Aseguraron que los maestros, directores, supervisores e inspectores “queremos ser escuchados. Tenemos propuestas y queremos que sean consideradas”.

Luego de realizar un recorrido por el perímetro de la Plaza de la Constitución, el contingente, que de acuerdo con los organizadores movilizó a 20 mil docentes, aunque el gobierno del DF reportó una cifra de seis mil manifestantes, dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación exhortaron al gobierno federal a reinstalar la mesa de diálogo y a escuchar al magisterio.

Elementos del cuerpo de granaderos mantuvieron resguardado el perímetro de la plancha central, a fin de evitar que los docentes ingresaran a la citada explanada, ya que por primera vez desde el inicio de la jornada nacional de lucha de 2015 no habían logrado arribar hasta las inmediaciones de Palacio Nacional.

Francisco Bravo, ex dirigente del magisterio de la capital del país, indicó que “venimos ante las puertas de la SEP a pedir diálogo, pero las puertas no se abrieron. Chuayffet no salió, no hay voluntad de diálogo”, por ello indicó en que los maestros del DF se mantendrán movilizados, porque “hay claridad de que se trata de una evaluación punitiva y de una reforma que no es educativa, sino laboral”.

En el trayecto recorrido por los docentes realizaron una parada en el Senado de la República y en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación.

 

“Nosotros también queremos que se nos escuche, que aquellos que con su voto avalaron las modificaciones al artículo tercero y 73 constitucional que elimina nuestra seguridad en el empleo, deben conocer nuestras razones y las condiciones reales en las que laboramos”.

En conferencia de prensa, dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), afirmaron que hoy pararon en el Distrito Federal y su zona conurbada “cientos de escuelas de educación preescolar, primaria y secundaria”. Sin embargo, funcionarios de la Administración Federal de Servicios Educativos para el Distrito Federal afirmaron que sólo son 67 planteles los que no tuvieron actividades.

El secretario general de la sección 9 del DF, Enrique Enríquez, insistió en que en la vía de los hechos la reforma no pasará en las escuelas, y advirtió que la movilización continuará en todo el país.  Pese a la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de declarar constitucional la evaluación docente obligatoria, "en la vía de los hechos la vamos a parar".

"No nos sorprende esta decisión de la SCJN. Por años hemos acudido a que se nos escuche y considere los argumentos que planteamos, y la única respuesta ha sido el apoyo total a leyes que violan la no retroactividad, porque la evaluación es un instrumento para acabar con la plaza base y la seguridad en el empleo. El objetivo es claro: reducir la planta docente", expuso.

Con pancartas y mantas de rechazo a la reforma educativa, los maestros de preescolar, primaria y secundaría, así como educación especial, denunciaron que antes de obligarlos a participar en una evaluación estandarizada "nos deben dar condiciones reales para capacitarnos y cursos de calidad. No queremos sólo formación en línea con curso de un día, que no sirve para nada".