Baja California | 24 de Abril de 2015

La periodista Lydia Cacho impartió una conferencia magistral en la Universidad Iberoamericana del Noroeste en Tijuana Foto Gabriela Martínez

Por

Por 

Gabriela Martínez

Tijuana, 24 de abril.- El magnate de las apuestas, Jorge Hank Rhon, mantuvo negocios con el empresario libanés, Jean Succar Kuri, encarcelado en 2003 por tráfico de menores y liderar una red de pornografía infantil en México, reveló la periodista Lydia Cacho.

Durante su visita por Tijuana para encabezar la conferencia magistral “Nosotros y el Poder de la Ética”, explicó que entre 2002 y 2005 cuando realizaba una investigación para uno de sus libros (Esclavas del Poder) pudo documentar que Succar Kuri tuvo algunos encuentros con el también ex presidente municipal priista.

“Sabemos la historia de Hank Rhon y todos sus colegas y las redes mafiosas que funcionan en este estado y en esta ciudad en particular, y la manera en que han creado una protección casi de hierro alrededor de la explotación sexual comercial y que se vinculan también con redes y prostíbulos de clase alta de Monterrey, Nuevo León”, advirtió.

La periodista explicó que visitó Baja California en tres ocasiones, de las cuales permaneció en Tijuana durante tres semanas para realizar la investigación, incluso informó sobre los testimonios y detalles de los encuentros entre ambos empresarios a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), sin que se llegara a una consignación o sentencia para esclarecer los hechos.

De acuerdo con Cacho, el último informe de Estados Unidos cotejado con datos de la Procuraduría General de la República (PGR) indica que Tijuana se ha convertido en una cuna de esclavitud sexual por lo que ocupa uno de los primeros cinco lugares del país con más víctimas de explotación sexual, debido a su posición geográfica a un costado del principal consumidor de estos servicios.

Las víctimas, dijo, son mujeres que viven en la pobreza, pero también una parte importante creció en el seno de una familia de clase media. Luego de ser enganchadas por sus novios o simplemente capturadas, terminan esclavizadas por grupos del crimen organizado, que las venden a extranjeros, que en el caso de Tijuana, tienen mayor presencia españoles y alemanes.

Para la especialista sobre trata de personas, el gobernador Francisco Vega de Lamadrid y el alcalde de Tijuana, Jorge Astiazarán Orcí, se mantienen más preocupados por otros temas políticos que por crear políticas públicas para combatir este problema.

“Es brutal lo que está haciendo el gobierno -de culpar a los padres de explotación sexual-, porque victimiza a las jóvenes y niñas, pero al culparlos pues muchas veces hacen esto por vivir en extrema pobreza, deslinda de responsabilidad a los grupos criminales que siguen operando bajo el permiso y la impunidad que les dan las propias autoridades”, advirtió.

Cacho señaló que los mecanismos para combatir este delito, como la Policía Cibernética, son "una farsa del Estado" que sirve como un elefante blanco para simular que las autoridades están trabajando, sin obtener resultados eficaces con la detención de los tratantes.

Según cifras de la Unidad Estatal de Trata, desde la creación en 2011 de la Ley de Trata para Baja California, alrededor de 200 víctimas del delito por el que se crearon han sido rescatadas en la entidad, pero solamente se han sentenciado seis casos, mientras que el resto sigue en la impunidad.

 

*La ética puede brotar en cualquier momento

Lydia Cacho se presentó en el Auditorio Loyola, de la Universidad Iberoamericana, en donde encabezó la conferencia magistral “Nosotros y el Poder de la Ética”. Durante su ponencia, la periodista aseguró que “la violencia nos toca a todos” de diferentes maneras, ya sea como víctimas, responsables o espectadores de un escenario siniestro como el de México.

“Todos los días tomamos una decisión de cómo ver al mundo, de cómo comportarnos con los que nos rodean, elegimos ser buenos o malos, discriminar o ser leales…  esto no es de nacer, porque todos los días elegimos ser o no malas personas. Ese es nuestro derecho”, explicó.

Para la escritora, el ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, con su política de seguridad, dividió al país en buenos y malos, pero con su retirada y después de hechos como la desaparición de los 43 estudiantes o lo matanza en Tlatlaya, esta visión en la gente ha cambiado.

“Nos enseñaron este México injusto que nos enseña a no mirarnos a los ojos y a pensarnos como si fuéramos personas diferentes... pero yo sí creo que somos un país menos violento y si no al menos con mayor visibilidad; la gente está más consciente y está despertando”, afirmó.