cultura | 24 de Marzo de 2015

Artista disidente Ai Weiwei camina cerca de una zona de juegos exterior de un centro comercial a Beijing el martes 24 de marzo de 2015. Amnistía Internacional otorgó su máximo galardón martes a Ai Weiwei , que lleva años luz brillante en la atmósfera política restrictiva de su país , y para nosotros, la gente cantante Joan Baez por su activismo por los derechos civiles. Foto

Por

Por 

AP

Beijing, 24 de marzo.- El grupo defensor de los derechos humanos Amnistía Internacional entregó el martes su premio más distinguido al artista disidente chino Ai Weiwei, que lleva años llamando la atención sobre la restrictiva atmósfera política de su país, y a la cantante estadounidense de folk Joan Baez, por su activismo en favor de los derechos civiles.

Ambos recibieron el galardón a Embajador de Conciencia, que reconoce el liderazgo en defensa de los derechos humanos a lo largo de una vida.

La distinción es un recordatorio de sus responsabilidades sociales como artista, señaló en una entrevista Ai, especialmente cuando el gobierno chino estrecha su control sobre la libertad de expresión.

La represión afecta a "gente corriente a nuestro alrededor preocupada por cuestiones básicas", señaló, respondiendo a una pregunta sobre cinco activistas pro derechos de las mujeres que siguen detenidas tras planear protestas contra el acoso.

"Creo que como artista, empleo mi propia manera de cumplir mi responsabilidad hacia la sociedad", dijo el creador de 57 años. "Cuando tenemos compasión por nuestro pueblo u otros países, todos debemos asumir una responsabilidad".

Por su parte, Baez fue premiada por su labor como activista de los derechos civiles en Estados Unidos desde la década de 1960.

En los últimos cuatro años, Ai ha pagado un alto precio por su activismo. Ha sufrido golpizas de las autoridades, pasado por prisión y se le ha impedido dejar el país. En el proceso se ha convertido en una de las figuras chinas más conocidas a nivel internacional, una fama que en parte lo ha protegido.

La portavoz del Ministerio de Exteriores Hua Chunying declinó hacer comentarios sobre el premio, aunque dijo que el gigante asiático espera que Amnistía pudiera mirar a China "con objetividad".

Ai ganó relevancia internacional al participar en el diseño del emblemático estadio Nido de Pájaro para los Juegos Olímpicos de 2008 en Beijing. Cayó en desgracia con las autoridades chinas tras defender causas como las de los padres indignados por el derrumbe de varias escuelas durante el terremoto de Sichuan en 2008. Cientos de niños murieron, y los padres de los pequeños afirmaron que los edificios se habían construido de forma chapucera.

El martes, Ai dijo que no tiene pasaporte desde que fue arrestado en 2011 por evasión de impuestos, una detención que afirma tuvo motivaciones políticas, pero que sigue teniendo esperanzas de poder recibir el premio en la ceremonia en Berlín, prevista para el 21 de mayo.

Entre otros ganadores previos están la disidente de Mianmar Aung San Suu Kyi y la banda irlandesa de rock U2.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: