méxico | 23 de Septiembre de 2018

Enrique Ochoa Reza durante las campañas electorales en mayo pasado Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Enrique Méndez y Roberto Garduño

Ciudad de México, 23 de septiembre.- La decisión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de continuar con la inversión privada en explotación de hidrocarburos es una buena noticia, pero los que permitirán incrementar la producción son los de utilidad compartida, afirmó el diputado Enrique Ochoa Reza.

"Estos contratos, las licencias y herramientas legales son las que permiten incrementar la producción de petróleo y gas natural con mayor certeza", indicó en entrevista el ex dirigente nacional del PRI y ex director de Comisión Federal de Electricidad.

Ponderó que si bien cada gobierno debe revisar la política energética, "los fundamentos y pilares técnicos del sector eléctrico y petrolero merecen continuidad".

Esto es, abundó, resulta importante que las inversiones actuales, derivadas de la reforma energética del gobierno de Enrique Peña Nieto, maduren "para que puedan traducirse en empleos, ahorro, fuentes de generación renovables, se cumpla la meta de combate al cambio climático y, lo más importante, brindar servicios de energía a precios competitivos y de alta calidad".

En el tramo final del sexenio, Ochoa Reza concluye que el modelo energético presenta resultados positivos, aunque consideró que todavía se requiere un esfuerzo en el próximo gobierno, si se quiere que México crezca entre 4 y 5 por ciento anual.

"El país tiene que ofrecer más combustibles y gas natural para alimentar el círculo virtuoso de crecimiento económico, empleo, consumo de energéticos y bienestar social", resaltó.

Ante las críticas a la reforma energética, refirió que la inversión comprometida en los contratos es de casi 190 mil millones de dólares, y que el Estado obtendrá 74 por ciento del total de ingresos, sin arriesgar fondos públicos.

Explicó que desde la vigencia de la reforma, se han realizado nueve rondas de licitaciones, que resultaron en 107 contratos con 73 empresas -de éstas, 35 mexicanas- que obligan a las compañías a invertir, sin riesgo para el país.

Expuso que así como para extracción de petróleo, el Estado ha realizado subastas en materia eléctrica y "los resultados de estas licitaciones son potentes".

Refirió que en materia de generación de electricidad, el sistema creció 20 por ciento en el sexenio, CFE registró una producción adicional de 7 por ciento y se avanzó en una generación más limpia. CFE ya es, citó, la décimo segunda comercializadora más importante de gas natural en América del Norte.

Uno de sus principales logros, expuso, es que desde enero de 2015 la tarifa de electricidad que paga 9.9 por ciento de los hogares no se ha incrementado, lo que en términos reales implica una reducción de 12 por ciento, con respecto de 2012.

Refirió que también se realizaron tres subastas para colocar 46 parques solares y 21 eólicos, por casi 7 mil megavatios de capacidad instalada adicional.

"Son inversiones por casi 8 mil 600 millones de dólares, con beneficios para 17 estados, donde se construyen los parques con tecnología de punta", indicó.

Incluso ponderó que con esas subastas se cotizaron los precios más bajos de generación de energía solar en el mundo.

"En una subasta posterior a las nuestras, en Arabia Saudita, se logró un precio aún más bajo. ¿Qué quiere decir esto? Que la tecnología está mejorando en su eficiencia y cada vez es posible llegar a tener un suministro de energía eléctrica con fuentes renovables a precios muy competitivos", señaló.

Más aún, el cálculo es que en una de las subastas el precio de generación de energía solar resultó más económico que con gas natural y cuatro veces menor que la generada por combustoleo.

"De ese tamaño es la dimensión, el cambio tecnológico de lo que estamos viviendo en esta generación, es muy importante. Entonces, se debe seguir hacia adelante en la construcción de más gasoductos, más infraestructura de gas natural y más centrales de ciclo combinado para alimentar el crecimiento económico del 4 o 5 por ciento que queremos llegar", declaró.

Recordó que al inicio del actual sexenio, casi 27 por ciento de la generación de electricidad era con fuentes renovables. "El propósito es que, si seguimos por esta ruta de subastas anuales, de incorporar tecnología de punta para generar energía eléctrica con el sol, lleguemos a una producción de energías renovables cercana a 35 por ciento del parque y con energías limpias hasta el 50 por ciento".

Se trata de una meta que, calculó, puede lograrse para 2030, de manera que el crecimiento del país incorpore tecnología de punta en gas natural y en energía solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica.

Ochoa Reza dijo que uno de los principales retos del PRI en la 64 Legislatura será facilitar que los ciudadanos puedan instalar paneles solares y baterías, que les permitan ser autosuficientes en su consumo de electricidad, e incluso venderlo al sistema eléctrico.