Baja California | 23 de Agosto de 2019

La dirigente magisterial calificó al gobierno estatal como indolente e insensible. Foto Archivo La Jornada BC

Por

Por 

Redacción

Mexicali, 23 de agosto.- La secretaria general de la Sección 37 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, María Luisa Gutiérrez Santoyo, calificó como “gran abuso, indolencia, insensibilidad y falta de compromiso” del gobierno de Kiko Vega, hacia los maestros, el incumplimiento en los adeudos.

Así lo señaló en una circular enviada a coordinadores regionales, secretarios generales delegacionales y los integrantes de su organización sindical en el general.

Por ello anunció que los agremiados a su organización no iniciarán clases el próximo lunes, aunque se presentarán en sus centros de trabajo, en paro activo.

Explicó, en entrevista, que durante todo el mes de julio le plantearon al secretario de Educación que “veíamos inviable iniciar el ciclo escolar; requeríamos la seguridad de que hubiera una nómina de interinos para saldar los ciclos escolares anteriores que se les adeudan. Hay incertidumbre de si les van a pagar o no. Eso es lo primero”.

Ayer, dijo, “veía con tristeza que el gobierno del estado decía que ya se nos estaban pagando los bonos. Fuera de tiempo, porque se debieron pagar el día 15 y no el 22, pero existen también prestaciones que son obligación del gobierno”.

Añadió que el día 26 deben pagar la quincena a los sindicalizados activos, además de “su mensualidad a los pensionados y jubilados”.

Por ello, aseveró, “no sería congruente que iniciáramos el ciclo el lunes con un adeudo generalizado a los trabajadores de la educación. Queremos la certeza que no nos da la autoridad educativa”.

El requisito indispensable para que inicien el ciclo escolar “es que cubran las nóminas de interinos, amén de que hay otro tipo de adeudos”.

Añadió: “hemos visto cómo el gobernador ha tratado de minimizar los adeudos con el magisterio. Ha dicho que el adeudo son solamente los bonos de verano y sabe perfectamente que no”.

Hay dos nóminas que están por arriba de los 100 millones de pesos, “plazas para las que hemos estado pidiendo basificación y no han cumplido”.

Hay otros asuntos pendientes con los inspectores estatales “que han estado en la mesa durante largo tiempo y no se ha atendido, y podemos enumerar más, pero lo que pedimos es el salario; pensiones y jubilaciones, que hasta son tema de derechos humanos, porque todos son adultos mayores”.