méxico | 23 de Agosto de 2018

En los años recientes, la competitividad de la economía mexicana ha mejorado marginalmente y actualmente se ubica, en una clasificación del Foro Económico Mundial, en el lugar 51 de 137 países Foto Cristina Rodríguez / Archivo La Jornada

Por

Por 

Roberto González Amador / La Jornada
Ciudad de México, 23 de agosto.- Cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), un proyecto que está en curso, como resultado de una consulta pública sería negativo para el entorno de negocios y del turismo en México. Una decisión en tal sentido crearía incertidumbre en torno a las políticas públicas y podría frustrar futuros planes de inversión del sector privado para otros proyectos, afirmó Moody’s Inverstors Service.

Una eventual cancelación de la actual obra del NAICM afectaría la inversión y el empleo y representaría una oportunidad perdida para mejorar la competitividad de la economía mexicana, añadió la firma calificadora, en un reporte sobre el efecto de la decisión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de someter a consulta pública la continuación de la obra.

El pasado 17 de agosto, López Obrador anunció que convocaría una consulta vinculante a escala nacional en octubre, antes del inicio de su administración el primero de diciembre, para permitir que los ciudadanos decidan si continúa la construcción de la nueva terminal aérea, recordó Moody’s.

En los años recientes, la competitividad de la economía mexicana ha mejorado marginalmente y actualmente se ubica, en una clasificación del Foro Económico Mundial, en el lugar 51 de 137 países, mencionó la calificadora. En calidad de infraestructura aérea ocupa el sitio 67. El NAICM probablemente ayudaría a corregir este obstáculo para la competitividad a través de mejoras en infraestructura, consideró.

La cancelación del proyecto también podría descarrilar el impulso positivo del sector turístico. Los 39.3 millones de turistas extranjeros que llegaron a México en 2017 convirtieron al país en el sexto destino más popular para visitantes internacionales, una mejora respecto del octavo lugar de 2016 y el 15 en 2013, agregó la calificadora, al citar cifras de la Organización Mundial de Turismo.