méxico | 23 de Julio de 2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador detalló que el lunes pasado le hicieron un análisis y electrocardiograma, además de muestras de sangre. En la imagen, visita al hospital rural de Villamar, Michoacán. Foto Cuartoscuro / archivo La Jornada

Por

Por 

Néstor Jiménez y Alonso Urrutia / La Jornada
Ciudad de México, 23 de julio. El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que, tras hacerse estudios médicos el lunes, se encuentra bien de salud y al “cien” para trabajar. Reiteró que busca sentar las bases para una transformación durante el presente año, señaló que no puede tomar vacaciones porque los “conservadores” pondrían en marcha un plan para impedir el cambio.
 
En su conferencia de prensa de este martes en Palacio Nacional, el mandatario recordó que sufrió un infarto hace unos años.
 
Tras esa experiencia, indicó que luego de visitar 17 hospitales en sus giras que ha realizado por el país en meses recientes, corroboró que sólo en dos nosocomios hay equipo médico para atender infartos, mientras que en el resto hay cardiólogos que preparan a un paciente para trasladarlos a otros hospitales donde sean intervenidos. En muchos de los casos “no llegan” ya que implican traslados de hasta cuatro horas.  
 
"Yo tuve la suerte que me dio el infarto en la Ciudad de México, a 15 minutos de un hospital y por eso lo puedo contar, pero hay muy buenos médicos en el país, buenos especialistas, si se atiende el infarto y se cuida con alimentación, ejercicio, las pastillas que es como un cóctel diario, está uno bien, se vuelve a hacer”.
 
Detalló que el lunes pasado le hicieron un análisis y electrocardiograma, además de muestras de sangre, de los que salió “al cien. Estoy muy bien. Tengo el compromiso de consagrarme a esta causa mientras viva”.
 
Reiteró que no se reelegirá por cuestión de principios, por lo que le quedan menos de seis años en funciones. Incluso, a diferencia de otros presidentes que concluyen en noviembre, por las últimas reformas constitucionales, su periodo concluirá en septiembre de 2024.
 
“El asunto es que la transformación requiere primero establecer las bases, que es lo que quiero dejar listo este mismo año: no robar, destinar el presupuesto a quienes más lo necesitan, acabar con la corrupción e impunidad, establecer un auténtico estado de derecho, que haya bienestar, empleo y comenzar a serenar al país”.
 
Dijo que su gobierno busca concluir proyectos como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas en tres años, o el aeropuerto de Santa Lucía en dos años y medio.
 
Luego de indicar que 8 millones de adultos mayores están recibiendo su pensión al doble, además de un millón de niñas y niños con discapacidad que reciben pensión, 10 millones de becas para estudiantes, 700 mil becarios del programa Jóvenes  Construyendo el Futuro y 200 mil trabajadores en el programa Sembrando vida, agregó: “Si me voy de vacaciones, avanzan los conservas (conservadores) en su plan de impedir que se lleve a cabo las transformación, tengo que estar pendiente de todo”.
 
Al ser cuestionado sobre su seguridad personal, dijo que sólo en San Luis Potosí  hubo un caso excepcional por un grupo de manifestantes, pero insistió que “la gente me cuida, hay algunos que se pasan, me apachurran, pero hay respeto, hasta quienes están inconformes”.
 
Descartó de nueva cuenta el uso de guardaespaldas, pero pidió a la población que lo ayude en este tema, así como en la organización de los actos a los que acude un gran número de asistentes.

Sondeo

¿Estás de acuerdo en que suspendan operaciones del SITT?