méxico | 23 de Junio de 2019

Uno de los principales motivos por los que los mexicanos con licenciatura o posgrado emigran a Estados Unidos, es por el consenso general sobre que allá ganan más. Foto archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 23 de junio.- Uno de cada seis mexicanos que migra a Estados Unidos cuenta con estudios de licenciatura o incluso posgrado (maestría o doctorado), de acuerdo con la integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan), Camelia Nicoleta Tigau.

“En 2000 había en Estados Unidos 269 mil migrantes mexicanos con estudios de licenciatura, ahora ha aumentado la cifra y se aproxima a los 700 mil; es decir, se fue a más del doble y la tendencia es ascendente, aun con el discurso del presidente Donald Trump, de que la migración calificada daña a los trabajadores locales”, explicó.

Es importante, añadió, separar la postura gubernamental de la empresarial en Estados Unidos, porque algunos profesionales sí han sido favorecidos por su preparación académica, pues tienen más probabilidades de ser empleados, “incluso es muy diferente emigrar con un posgrado, que con una licenciatura.

Nosotros hemos visto mucho este estereotipo, de que quizá haya quien cuente con un posgrado, y al cruzar la frontera se desempeñe como taxista. Esos casos se dan, pero sólo los primeros meses, porque generalmente la gente con ese grado académico sí se inserta laboralmente”.

Agregó que los casos de rebaja de “calificación” o descalificación, se dan más con aquellos que únicamente cuentan con licenciatura y no con los de posgrado; “hay diferencias enormes en lo que puede obtenerse teniendo uno u otro grado académico”.

Tigau, quien cumple una década como especialista acerca del tema de la migración calificada en el Cisan, indicó que ha encontrado médicos que han sido formados en la UNAM, y que tienen más de 25 años en Estados Unidos y han revolucionado allá la ciencia y la hematología.

“Sin embargo, permanecieron ahí no sólo por las oportunidades profesionales, sino también por las circunstancias de la vida, pero principalmente por no haber tenido un entorno en ese sentido adecuado en México”.

Apuntó que, si continúan las “medidas restrictivas en México” en materia de ciencia y tecnología, “tiene que considerarse qué efectos tendrá eso en la migración ­calificada.

“En México algunos todavía se preguntan: ¿vale la pena realizar un posgrado? Las estadísticas demuestran que los posgraduados sí ganan más. Pero no es únicamente el asunto de los sueldos por lo que migran los profesionales –todos aceptan que en Estados Unidos les pagan más–, sino que también es el ambiente de trabajo, el apoyo para hacer ciencia dura, los laboratorios, los equipos, la no violencia.”