méxico | 23 de Mayo de 2019

Mónica Duran, con un grupo de amigas, en redes sociales; segunda, de derecha a izquierda. Foto Redes sociales

Por

Por 

David Castellanos Terán / Corresponsal La Jornada

Tampico, Tamaulipas, 23 de Mayo.- La secta sexual NXIVM –léase, Nexium–, fundada en 1998 por Keith Raniere, fue promovida durante años por miembros de la “clase alta” de esta ciudad, en un círculo social donde se mueven empresarios, políticos locales y diputados federales de la Cuarta Transformación.

De acuerdo con la información difundida por medios internacionales como www.franckreport.com, y la que se desprende de las audiencias que se vienen dando en el juicio que se sigue a Raniere en una corte de Brooklyn, en el primer círculo del imputado no sólo aparecen Emiliano Salinas ( el hijo del ex presidente) y Laura Junco ( la hija del dueño de los diarios El Norte de Monterrey y Reforma, en la Ciudad de México), sino también miembros de la sociedad tampiqueña, como Mónica Durán, Carmen Garza y los hermanos Boone Sabag.

Nacida en Tampico, Mónica Durán, identificada como “ama” por una de las mujeres esclavas de esta particular secta, regresó a su residencia local desde finales de 2017. Cuando el hoy sujeto a proceso huyó a México, perseguido por delitos de explotación sexual, ella también decidió  abandonar New York y volvió a la zona metropolitana del sur de Tamaulipas, para enrolarse en el negocio de bienes raíces del Grupo Holguera. Sus antiguas amistades refieren que poco o nada habla del tema. Incluso vive casi aislada, dicen, por el mismo motivo.

Mónica Durán, con una amiga, en foto de redes sociales.

“Ella es una víctima, también sufrió mucho”, dijo bajo el anonimato para La Jornada una antigua amiga de Durán, identificada como una de las “amas” de mayor nivel en la secta sexual piramidal fundada por Keith, pero fortalecida por un numeroso grupo de mexicanos.

Además de la tamaulipeca Mónica Durán, con familiares políticos en el Ayuntamiento de Tampico, y una amistad muy cercana con la legisladora federal Patricia Ruiz, ambas oriundas de esta ciudad costera; también se identificó en el círculo del creador de la empresa de autoayuda que servía de fachada, a otra mujer tampiqueña; Carmen Garza.

A ella, se le ubica como participante de la secta, primero como “esclava” y después como reclutadora de más esclavas sexuales. Su participación, dicen fuentes cercanas a ella, pudo haberse mantenido debido a los chantajes de los que pudo ser víctima ante el uso en su contra del “colateral”, es decir, videograbaciones o fotografías que utilizaron en DOS, como se denominaba al grupo de mujeres esclavas, para mantenerlas alineadas a las órdenes de su líder “Vanguardia”, obligándolas a enrolar a más víctimas, o de los contrario los materiales sexuales serían ventilados a familiares y amigos.

Carmen, es sobrina del magnate tamaulipeco Ramiro Garza Cantú, un hombre respetado y querido por los tampiqueños, debido a sus altas inversiones generadoras de empleo en la localidad y con una amplia participación en la vida petrolífera y energética de México, y el mundo. Su ex esposo, Marcelo Ortiz, aparece mencionado en los testimonios como un protector del grupo.

Otros personajes mexicanos originarios de Tamaulipas, mencionados en el juicio, son los hermanos Boone Sabag; según algunos tamaulipecos entrevistados, los Boone tuvieron su casa materna en la colonia Unidad Nacional, una zona de población con buenas fuentes de ingreso, durante el auge petrolero en la misma región sur de esta  entidad, situada al noreste de México.

Edgar Boone Sabag

Los Boone Sabag viven en Estados Unidos desde hace varios años, refirieron fuentes cercanas a ellos. Son señalados por la plataforma digital norteamericana que da puntual seguimiento al caso de la secta, como miembros de alta relevancia para el “programa de éxito ejecutivo” (ESP, por sus siglas en inglés); los hermanos Ricardo, Edgar y Omar (el más chico), siempre tuvieron gran participación en el reclutamiento de mujeres al servicio de Keith Raniere, desde su fundación.

“No soy quién para asegurarlo, pero Mónica conoció ese lugar por Edgar”, dijo la persona entrevistada, quien aseguró Durán lejos de ser victimaria, fue una más de las mexicanas sacrificadas.

Los tres hermanos, señalados como fieles seguidores del gurú que se hacía llamar “Vanguardia”, máxima autoridad del grupo pequeño “Dominante sobre sumiso” (DOS, por sus siglas en inglés), fue un ala secreta de explotación sexual adscrita a NXIVM para mantener como esclavas  sexuales a las mujeres atraídas por su séquito, de alrededor de 50 amas, entre las que se destacó a las tampiqueñas Mónica Durán y Carmen Garza; fue en parte encubierto por un club de la alta sociedad en esta ciudad de Tampico, que igualmente tenía conocimiento de que Edgar, era uno de los reclutadores más eficientes para ESP a través de NXIVM, incluso el mencionado se relacionó mucho antes que Emiliano Salinas con Keith Raniere.

“Ese no es tema nuevo, ya tiene mucho; a ella la engancharon, hoy quiere regresar a su vida normal”, dijo otro tamaulipeco allegado a Durán.

La Corte Federal del distrito Este, con sede en Brooklyn, Estados Unidos; inició el pasado seis de mayo el juicio de Raniere, el hombre que en pleno Siglo XXI, supuestamente esclavizó a cientos de mujeres para explotarlas sexualmente, siendo atraídas primeramente con la intención de empoderarlas con los talleres de su empresa de autoayuda NXIVM, secta de la que ramificó DOS, para sus tareas de tráfico sexual.

El Neoyorquino, desde hace dos semanas, comenzó su juicio del que deberá sortear los cargos de trabajo forzoso, fraude electrónico, violaciones a las leyes federales de extorsión, explotación sexual de un menor de edad, así como tráfico de sexual; delitos que habría cometido siendo líder del grupo secreto NXIVM.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: