méxico | 23 de Mayo de 2019

Se realizó un aislamiento de Leclercia adecarboxylata en una muestra de NPT. Foto Twitter Secretaría de Salud.

Por

Por 

Redacción

Ciudad de México, 23 de mayo.- La Secretaría de Salud informó que el 20 de mayo, los Servicios de Salud del estado de Jalisco reportaron a la Dirección General de Epidemiología, infecciones por una enterobacteria oportunista llamada Leclercia adecarboxylata, en nueve hospitales de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Hasta el momento se estima una población expuesta de 204 pacientes hospitalizados desde el 13 de mayo de 2019 y que han usado NPT en los nueve hospitales en los que se han identificado casos de ITS por Lecrercia adecarboxylata. El tamaño de esta población se revisará periódicamente y se espera que aumente.

El brote, consideró, podría estar asociado a contaminación de nutrición parenteral total (NPT), es decir, la alimentación completa, a pacientes hospitalizados cuyo tracto digestivo no funciona. No se han reportado defunciones.

Se trata de infecciones del torrente sanguíneo (ITS) y, en todos ellos se documentó el antecedente de administración de nutrición parenteral total (NPT).

Por esta causa, se emitió un Aviso Preventivo por el brote de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) relacionado a Leclercia adecarboxylata.

Éste se puede atribuir a contaminación de nutrición parenteral, para las instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

El 21 de mayo se inició la investigación, incluyendo la búsqueda intencionada de casos en hospitales de concentración y el rastreo de muestras provenientes de éstos en laboratorios clínicos. En todos los hospitales se ha aislado Lecrercia adecarboxylata por hemocultivo.

De los 52 casos detectados, 48 (92%) se encontraban hospitalizados en terapias intensivas, neonatal y pediátrica. Se identificaron, como condiciones de riesgo, el uso de sonda urinaria 18%, ventilación mecánica 69%, catéter central 69% y NPT 100%.

En todos los casos se identificó como proveedor de las bolsas de NPT a la empresa de mezclas parenterales SAFE®, subsidiaria del corporativo PISA® (http://www.safeph.com.mx/empresa/).

En el laboratorio de bacteriología del Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” se realizó un aislamiento de Leclercia adecarboxylata en una muestra de NPT que fue usada en un caso de ITS con hemocultivo positivo a esta bacteria.

La evidencia preliminar sugerente de que la fuente de infección es la contaminación de la nutrición parenteral.

Por ello, el 22 de mayo, en sesión extraordinaria, el Comité Estatal de Vigilancia Epidemiológica de Jalisco emitió varias recomendaciones, entre las que destacan la suspensión del uso de la NPT proveniente de SAFE en los hospitales del estado y coordinar acciones de vigilancia epidemiológica y de verificación sanitaria, a cargo de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del estado de Jalisco (COPRISJAL).

De acuerdo con la información disponible hasta el momento, los insumos utilizados en la preparación de las mezclas de NPT por parte de la empresa SAFE® también se distribuyen en otros estados del país.

Por ello, de manera conjunta, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios y el Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (Conave) hicieron dos recomendaciones:

La primera es que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) recomiende evaluar las alternativas de Nutrición Parenteral Total, y reforzar los controles de calidad acorde con la normatividad vigente, hasta que se confirme la inocuidad de los productos implicados, para lo cual se llevan a cabo acciones de regulación, control y fomento sanitario, así como las evaluaciones y la trazabilidad de los productos, con total apego a la legislación sanitaria vigente.

La segunda que el Conave recomiende la búsqueda activa de casos probables de infecciones del torrente sanguíneo (ITS) que presenten signos y síntomas posteriores a la aplicación de NPT, asegurando el estudio clínico-epidemiológico y microbiológico correspondiente, que permita el aislamiento del microorganismo causal, así como el cumplimiento de los lineamientos oficiales para la vigilancia epidemiológica, incluyendo la detección y notificación oportuna de brotes asociados.