méxico | 23 de Mayo de 2019

Informó que al revisar con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, los ingresos y egresos del IMSS, concluyó que la institución “puede presentar una situación grave”. Foto Yazmín Ortega / La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz y Alonso Urrutia / La Jornada
Ciudad de México, 23 de mayo. El nuevo director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, informó hoy que el organismo ejerció en el primer trimestre el 93 por ciento de su presupuesto de materiales y suministros para ese periodo.

Explicó que entre enero y marzo se ejercieron 6 mil 979 millones de pesos para materiales y suministros -lo que incluye medicinas-, de un presupuesto previsto para ese periodo de 7 mil 479 millones, señaló Robledo, durante la conferencia diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se ha ejercido el gasto en medicamentos, el reto ahora será adquirirlo en forma honrada y erradicar la corrupción, dijo Robledo, en lo que llamó su "informe de las primeras 24 horas" al frente del Instituto.

 
El titular del IMSS inició su mensaje recordando a su abuela materna quien, luego de enviudar, encontró trabajo en el Instituto y ello le permitió sacar adelante a su familia.
 
Consideró que el reto es recuperar el objetivo central de las instituciones. El objetivo es ir hacia un nuevo pacto social, a fin que en 2024 todos los ciudadanos mexicanos puedan recibir atención médica gratuita , como lo apunta el Plan Nacional de Desarrollo. Igualmente ir hacia la gran reforma de la seguridad social.

En el Salón Tesorería de Palacio Nacional -con la presencia de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero-, señaló que el reto mayor es gastar de manera eficiente, acabando con la corrupción, aunque reconoció que “no gastar en el instituto puede ser un fracaso”.

Informó que al revisar ayer con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, los ingresos y egresos del Seguro Social, concluyó que la institución “puede presentar una situación grave”.

Se pronunció porque cada peso, cada centavo, ya sea que provenga del gobierno federal o de las cuotas patronales sean cuidados “con un ánimo de saber que son sagrados y sin visos de corrupción”.