cultura | 23 de Mayo de 2018

Tenía 85 años; en una de sus últimas entrevistas dijo que se sentía agotado, sin la vitalidad mental o la condición física necesarias para montar y mantener un gran ataque creativo de cualquier duración.  Foto especial

Por

Por 

Redacción La Jornada

Ciudad de México, 23 de mayo.- Este martes falleció el escritor estadunidense Philip Roth, un permanente candidato al premio Nobel de Literatura en los recientes años, no obstante haberse retirado de la escritura en 2012.

La noticia fue dada por la revista The New Yorker, donde el narrador colaboró durante la mayor parte de su carrera y confirmada más tarde al diario The New York Times por su amiga cercana Judith Thurman, sin ofrecer más detalles.

El autor tenía 85 años, recién cumplidos el 19 de marzo. En una de sus últimas entrevistas para ese periódico dijo que se sentía agotado, sin la vitalidad mental o la condición física necesarias para montar y mantener un gran ataque creativo de cualquier duración.

No obstante, dijo que vivía feliz, como un jubilado, en la zona elegante de Nueva York, en la Upper West Side, y parte del verano en su casa de Connecticut, viendo amigos, yendo a conciertos y al cine, señaló entonces.

La obra de Roth es considerada pilar de la literatura estadunidense y un referente en el mundo, porque dio una idea de un país y su decadencia. Estamos ahora en la orfandad, expresaron críticos, colegas y lectores en redes sociales al enterarse de la noticia de su fallecimiento.

El escritor siempre estuvo al tanto de la actualidad política. Nadie como él pronosticó un Estados Unidos como en el que hoy se está viviendo. En la última entrevista que concedió por correo electrónico a The New York Times afirmó que el presidente Donald Trump es la catástrofe del siglo XXI, la catástrofe más humillante de mi país. Un gran farsante, la desgraciada suma de todas sus insuficiencias, que no tiene más que la vacía ideología de un megalómano.

Roth recibió todos los reconocimientos y premios literarios importantes del mundo, excepto el Nobel de Literatura, que muchos aseguraban le correspondía este año.

Nació en 1933 en Newark, hijo de una familia humilde de inmigrantes judíos, y creció en el barrio obrero de Weequahic. Escribió casi tres decenas de libros, mismos que publicó uno al año mientras estuvo activo.

El sarcasmo, el sentido del humor y la melancolía fueron su huella inconfundible en muchas de sus obras que se desarrollan en el Newark de su juventud.

Entre sus libros más célebres está la trilogía Pastoral americana, distinguida con el Premio Pulitzer. Escribió también Me casé con un comunistaLa mancha humanaEl escritor fantasmaZuckerman encadenado (que compila tres novelas y una novela corta), así como La lección de anatomíaEl teatro de SabbathElegíaEl lamento de PortnoyEl animal moribundo La humillación.

Su último libro es Némesis, que publicó en 2010.

Quedan en la memoria las palabras que Roth compartió con su público en la entrevista con el diario neoyorquino, y su sorpresa de hace unos meses por seguir vivo: Me duermo sonriendo y me despierto sonriendo.

Sondeo

Estás de acuerdo en que el gobierno estatal que se elegirá en 2019 sea de: