mundo | 23 de Mayo de 2018

Un agente de la Patrulla Fronteriza sector Laredo, destacamentado en Río Bravo, asesinó a balazos a una migrante cuando esta intentaba huir para no ser arrestada por ingresar a territorio estadunidense Foto Cuartoscuro / archivo

Por

Por 

Carlos Figueroa / La Jornada

Río Bravo, Texas, 23 de mayo.- Un agente de la Patrulla Fronteriza sector Laredo, destacamentado en Río Bravo –limítrofe con Nuevo Laredo, Tamaulipas– asesinó a balazos a una migrante, cuando ésta intentaba huir para no ser arrestada por ingresar a territorio estadunidense.

Residentes aseguraron que la indocumentada fue baleada en un “acto racista” y para dar a conocer la agresión, ocurrida al mediodía de este miércoles, difundieron en las redes sociales diversos videos.

En un comunicado, la Patrulla Fronteriza Sector Laredo informó que al encontrarse en la cuadra 1800 de Rye Lane, cerca del Río, sus oficiales ubicaron a un grupo de indocumentados. “El agente intentó arrestar al grupo, fue atacado por múltiples sujetos usando objetos contundentes. El agente disparó al menos una bala de su arma de fuego emitida por el servicio, hiriendo fatalmente a uno de los asaltantes”.

También dieron a conocer que se detuvo a tres migrantes y el resto escapó. Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y elementos policíacos de Texas iniciaron una investigación por este caso.

Manuel Vela, ex alcalde de Río Bravo, dijo que la muerte de la migrante representa “un abuso más” de los agentes de la Patrulla Fronteriza contra indocumentados.

De acuerdo con versiones de vecinos de la región, los agentes de la Patrulla Fronteriza acudieron a Río Bravo, Texas, para atender un llamado sobre el cruce de migrantes. Cuando los policías se disponían a arrestarlos, recién habían cruzado la frontera. Los indocumentados emprendieron la huida, intentando regresar a territorio mexicano.

En la persecución, uno de los agentes de la Patrulla Fronteriza sector Laredo disparó su arma y lesionó a una migrante (cuya identidad y nacionalidad se desconoce hasta ahora), quien murió mientras era atendida por paramédicos del Departamento de Bomberos.

Los residentes de Río Bravo, donde 100 por ciento son hispanos, denunciaron que se trató de un acto de abuso de poder.