méxico | 23 de Abril de 2019

Luego de ocurrida la masacre, las autoridades incautaron una casa de seguridad en el municipio de Cosoleacaque, donde además decomisaron dos vehículos y armamento. Foto tomada de la página oficial del gobierno de Veracruz

Por

Por 

Eirinet Gómez / La Jornada

Xalapa, Ver., 23 de abril.- La masacre de 13 personas en el municipio sureño de Minatitlán –hechos en los que además otras cuatro resultaron heridas de gravedad– estaría vinculada a un presunto acto de venganza entre dos grupos delictivos, informó en conferencia de prensa el titular de la Fiscalía General el Estado (FGE), Jorge Winckler Ortiz.

En un informe preliminar de las investigaciones realizadas hasta el momento, dijo que hay evidencia para asegurar que la agresión "puede tener vinculación a dos bares que están siendo investigados: La esquina del chacal y La crudería, donde primero se vendía droga de un grupo de la delincuencia organizada y luego se empezó a vender la de un grupo distinto".

Ambos establecimientos presuntamente son propiedad de Julio César González Reyna, La Becky, uno de los asistentes al festejo de cumpleaños de Fluvia Salinas Jiménez, el pasado viernes, en el salón La Potra, en la colonia Obrera de Minatitlán.

De acuerdo con la relatoría oficial, alrededor de las 20 horas del viernes unas 40 personas disfrutaban de dicha celebración, cuando arribó al lugar un vehículo blanco, modelo CR-V o X-Ttrail, con cinco o seis sujetos cubiertos con pasamontañas y pañoletas y que portaban armas largas y cortas.

Al ingresar, comenzaron a preguntar por La Becky o La Beckeryna. Cuando lo ubicaron, los sicarios fueron hasta la mesa donde se encontraba y le dijeron: "Con esto no se juega. Y enseguida dispararon contra él y el resto de las personas que lo acompañaban".

La fiscalía estableció, de acuerdo con la información aportada por los testigos, que “el sujeto que comenzó a disparar era una persona delgada, de un metro con 65 centímetros, y luego lo hicieron sus acompañantes.

“Antes de retirarse, a los que aún estaban vivos les dispararon en la cabeza, y mientras al resto de los asistentes a la fiesta les advirtieron: Con esto no se juega’”.

Winckler Ortiz informó que en las primeras horas después de ocurrida la masacre se logró incautar una casa de seguridad en la colonia Salinas de Gortari, municipio de Cosoleacaque, donde las autoridades decomisaron dos vehículos y armamento, por lo que ya “se investiga si tiene una posible relación con los hechos perpetrados en el salón La Potra".

Explicó que en el lugar donde ocurrió el multihomicidio se localizaron varias tarjetas de teléfono, así como una tarjeta con diversos números y datos, memorias USB y otros artefactos "que son analizados por la FGE para establecer si hay alguna relación entre lo ocurrido y el contenido de los mismos".

Detalló que la fiscalía estatal ha recabado 18 entrevistas a familiares y vecinos, y realizó tres inspecciones oculares al sitio. Se practicó necropsia de ley a los 13 cadáveres. En el lugar se levantaron 17 casquillos calibre 223 y 15 de 9 milímetros, así como cinco ojivas deformadas.

Dijo que se aplicaron pruebas de balística a 12 de las 13 personas privadas de la vida, de las cuales 10 no cuentan con antecedentes en el Sistema Automático de Identificación Dactilar, y están a la espera de que se confirme la situación de dos más.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: