méxico | 23 de Abril de 2018

La mesa donde Javier Valdez se informaba todos los días bebiendo café, un día después de su muerte. Foto Mireya Cuellar

Por

Por 

Redacción
El Fiscal Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, confirmó la detención de Heriberto “N”, alias el Koala, como presunto asesino del periodista Javier Valdez Cárdenas.

En una entrevista telefónica, el funcionario federal confirmó a Ríodoce, que el Koala fue detenido en Tijuana hace alrededor de dos horas, por su probable responsabilidad en el crimen de Javier ocurrido el 15 de mayo de 2017.

Heriberto “N”, es originario de San Javier, San Ignacio, de 26 años, y está ligado al crimen organizado. Fue detenido en Tijuana hace poco más de dos horas, luego que un juez de distrito en Culiacán concediera una orden de aprehensión en su contra por su probable responsabilidad en el crimen de Javier Valdez.

Añadió que hay una orden más de aprehensión girada, aunque se ha establecido que en el vehículo Versa gris, donde se trasladaron los homicidas de Javier, viajaban tres personas.

El móvil del crimen de Javier dijo que tiene que ver con información que el periodista publicó semanas previas a su asesinato.

Sánchez Pérez del Pozo dio a conocer que los primeros indicios sólidos de la participación de Heriberto “N” se encontraron en junio de 2017, es decir semanas después del homicidio.

Se tiene conocimiento que el Koala iba manejando el automóvil  Versa gris, utilizado para realizar el homicidio.

A Heriberto “N” se le había tendido un cerco para capturarlo desde hace semanas, cuidando todas las formas para que no tuviera una reacción violenta, mientras se buscaban más evidencias de su participación.

Se espera que el Koala sea presentado ante un juez de distrito en Culiacán hoy en la madrugada, y que tenga una primera audiencia mañana.

Previo al asesinato de Javier Valdez, en Sinaloa se había iniciado una guerra por el control del Cártel de Sinaloa entre los hijos de Joaquín Guzmán Loera y Dámaso López el Licenciado, luego que el Chapo fuera recapturado en enero de 2016.

Durante la disputa se generaron diversos enfrentamientos, hasta que en febrero de 2017 se registraron incursiones de gente armada en Villa Juárez, Navolato, y a los cuales les siguió una guerra mediática. Los hijos del Chapo enviaron una carta a Ciro Gómez Leyva y por esos mismos días Dámaso López Núñez busca espacio en dos impresos de Sinaloa, Ríodoce y La Pared, a quienes concedió entrevista vía mensajes telefónicos, donde se deslinda del ataque que los Chapitos le atribuyeron. La entrevista la hizo Javier, pues a él lo habían buscado.

Los hijos del Chapo se enteraron que de la entrevista a Dámaso y presionaron a Javier para que el trabajo no se publicara. Pero la petición fue negada. Luego se comunicaron con Javier porque querían comprar toda la edición, pero tampoco se les concedió. Y entonces optaron por seguir —en Culiacán y Mazatlán— al personal que entrega los ejemplares en las tiendas y en cuanto los dejaban contra recibo, ellos los compraban. Eso fue el 19 de febrero. No usaron la violencia, pero sí la intimidación.

Posteriormente, el 15 de mayo de 2017, Javier fue asesinado de 12 balazos, a las 12:00 horas en la colonia Jorge Almada, a unas cuadras de la oficina de Ríodoce.

Desde su muerte se han realizado protestas y manifestaciones en diferentes estados del país y el extranjero, con peticiones para que se investigara y castigara a sus asesinos de organismos nacionales e internacionales.