méxico | 23 de Enero de 2019

Andrés Manuel López Obrador ratificó el proyecto de dar oportunidad a las comunidades donde se sustraen combustibles, para retirar la "base social" a quienes lucran con esta actividad. Foto Yazmín Ortega Cortés / La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz y Néstor Jiménez / La Jornada

 

Ciudad de México, 23 de enero.- Al presentar este miércoles un nuevo balance sobre el estado de salud de los heridos en la explosión de una toma clandestina a un ducto de combustible en Hidalgo, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, dio a conocer que este martes fallecieron dos personas. El gobierno federal tiene el registro de 95 personas fallecidas, detalló durante la conferencia de prensa encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional. 

Sin embargo, Alcocer aclaró que las autoridades estatales de Hidalgo reporta 96, por lo que buscarán corroborar la cifra. 
 
Además, en hospitales del país permanecen 44 pacientes, seis de ellos atendidos en Hidalgo, siete más en el Estado de México y el resto en la Ciudad de México. El martes dos pacientes fueron trasladados de hospitales en Pachuca y Tula a la capital del país para seguir siendo atendidos. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó que el robo de combustible es un “negocio ilícito de 3 mil millones de dólares al año, no implica una inversión, es una empresa de robo de combustible. 

“Por eso cuesta trabajo, no es fácil, exige de sacrificios pero vamos hacia adelante. Se va acabar este robo y vamos a limpiar al gobierno de corrupcion e impunidad”, sostuvo en su conferencia de prensa.

Señaló que lo más importante es dar alternativas a la gente “para que quienes lucran” con el robo de combustibles “no tengan base social, protección de las comunidades, para que se aíslen, porque son dos cosas distintas.  

“El que lo hace por necesidad, porque tiene que recoger 20 litros de gasolina para venderlos y sobrevivir, y el que tiene ya toda una red de robo de combustible, incluso con pipas para lucrar, obtener recursos”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa

Luego de arrancar el martes plan de Bienestar para comunidades en 91 municipios donde se ha registrado el robo de combustible, el presidente López Obrador dijo que durante el arranque de dicha estrategia en dos localidades del Estado de México hubo una buena respuesta, y acudirá el jueves a comunidades de Puebla e Hidalgo para dar a conocer dichas acciones entre la población. 

Aclaró que no hubo un cambio de estrategia en la presentación de dichos programas, ya que no estaba planeado hacer recorridos en donde se han localizado tomas clandestinas, sino visitar las comunidades para atender las necesidades de la población. 
 
El jueves, los funcionarios que conformaron una comisión para adquirir más de 700 pipas para transportar combustible darán a conocer la información del estatus de la adquisición y las características de las unidades. 
 
Informó que durante sus salidas fuera de la capital del país no utilizará el automóvil que usa regularmente, sino “una camioneta más resistente”, pero insistió que las camionetas blindadas del gobierno federal serán vendidas en un tianguis. 
 
El presidente de la República adelantó, además,  que este miércoles la Secretaría de Comunicaciones y Transportes dará conocer el informe más reciente sobre las investigaciones sobre el accidente en el que falleció la gobernadora de Puebla, su esposo y tres personas más.

Sondeo

¿Qué opinas de que el próximo gobierno de BC sea de 5 y no de 2 años?