méxico | 23 de Enero de 2019

Los componentes del helicóptero fueron enviados a distintos laboratorios especializados en dichos instrumentos en Estados Unidos, Canadá e Italia, anunciaron los funcionarios de Comunicaciones y Transportes. Foto Yazmín Ortega Cortés / La Jornada

Por

Por 

Néstor Jiménez y Alma E. Muñoz / La Jornada

Ciudad de México, 23 de enero.- La forma en cayó el helicóptero en el que falleció la gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso, su esposo, el ex gobernador Rafael Moreno Valle, y tres personas más, fue inusual, sostuvo Carlos Morán Moguel, subsecretario de Transporte y quien ha estado a cargo por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de la Investigación.

Explicó que la aeronave se impactó a 60 grados en posición invertida. “Es inusual la forma de la caída casi vertical de la aeronave. Algo generó el giro del helicóptero, pero pudo haber sido muchas causas”, agregó junto al titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, en conferencia de prensa este miércoles en Palacio Nacional para ofrecer detalles del caso.

Explicó que los componentes del helicóptero fueron enviados a distintos laboratorios especializados en dichos instrumentos en Estados Unidos, Canadá e Italia.

Al respecto, Jiménez Espriú preció que concluir un dictamen podría llevar semanas o meses, pero subrayó que no especularán y esperarán hasta tener los análisis de cada una de las piezas.

“Hubo un evento lamentable y encontramos el helicóptero en una posición especial, cayó casi verticalmente con el roto principal hacia el suelo, hubo una vuelta. No sabemos cuál fue la causa, si fue una falla de uno de los componentes o una maniobra del piloto, o una situación meteorológico”, indicó el funcionario federal. 

Cada uno de los componentes, recalcó, fue enviado a un laboratorio especial para cada una de las piezas, y no se envió todo el helicóptero a un mismo sitio para ser analizado.

El conjunto de resultados será agrupado en un mismo expediente para que los especialistas de Estados Unidos, Canadá y Europa ofrezcan su análisis sobre las causas.

Detalló que ni el gobierno federal ni el de Puebla pagaron a los especialistas, ya que esa asistencia es  parte de los convenios internacionales que existen con distintos países.

A Italia se envió el sistema de transmisión y roto principal para ser investigados en la empresa fabricante Leonardo Helicopters Italia.

Detalló que a Estados Unidos fueron enviados los actuadores lineales a la empresa Honerwell, y el sistema Data Asquisition Unit fue enviado a la empresa Amatek, también en el país vecino. Otros componentes fueron enviados a empresas canadienses

“No les podemos dar plazo, son investigaciones que se realizan en laboratorio, los resultados pueden ser pronto, pero pueden no serlo, agregó el titular de la SCT.

Recalcó que buscan no precipitar el proceso, sino esclarecer la parte técnica, y en función del dictamen técnico podrá haber nuevas líneas de investigación, puede haber distintas hipótesis.

La aeronave es un helicóptero Agusta 109 modelo 2011 con certificado de aeronavegabilidad con licencia desde el 21 de septiembre de 2018 y con vigencia hasta el 19 de septiembre de 2020.

Solo tenía 2 mil 74 horas de vuelo y es propiedad de Servicios Aéreos del Altiplano S.A. de C.V. y catalogado como taxi aéreo con base en el Aeropuerto Internacional de Puebla.

Su mantenimiento era en el taller Rotor Flight Services S.A. de C.V. con base en el Aeropuerto de Toluca. Certificado vigente categoría 3 para helicópteros.