Baja California | 22 de Octubre de 2018

Entre los magistrados destaca el caso de Víctor Manuel Vázquez Fernández, a cuyo hijo del mismo nombre se le creó una plaza ex profeso de secretario de acuerdos en el Juzgado Primero Civil de Tijuana. Foto Antonio Heras / Lindero Norte

Por

Por 

Antonio Heras / Lindero Norte

Mexicali, 22 de octubre.- El nepotismo y la corrupción son dos conductas recurrentes en magistrados, jueces y funcionarios del Poder Judicial de Baja California y del Poder Judicial de la Federación asentados en esta entidad.

Las nóminas están plagadas de familiares, hijos y parejas sentimentales de quienes ostentan los altos cargos judiciales aunque recurren a una acción concertada de cruces de contrataciones para evitar incurrir en anomalías, aunque en el fondo se viola el artículo 18 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado.

En 2017 trascendió a nivel nacional que un magistrado del Poder Judicial de la Federación en Baja California tiene 11 familiares en la nómina.

En el Poder Judicial de Baja California el nepotismo es una realidad por parte de magistrados, jueces y directores de área que tienen familiares en diferentes áreas.

Entre los magistrados destaca el caso de Víctor Manuel Vázquez Fernández, a cuyo hijo del mismo nombre se le creó una plaza ex profeso de secretario de acuerdos en el Juzgado Primero Civil de Tijuana.

Fuentes consultadas en el Poder Judicial advirtieron que el entonces presidente Jorge Armando Vázquez incurrió en responsabilidad al crear este espacio laboral para beneficiar a un magistrado porque los Juzgados Civiles tienen solo tres secretarios de acuerdos, a diferencia del Primero Civil que tiene cuatro.

Eva Nélida Pelayo Almada es trabajadora en la tercera sala como proyectista con nada menos y nada más que con Víctor Vázquez

Sonia Mireya Beltrán Almada, magistrada de la Quinta Sala en Materia Penal, vinculada familiarmente al magistrado Víctor Vázquez Fernández.

Una de sus sobrinas es Eva Nélida Pelayo Almada quien es proyectista con un salario de 45 mil pesos en la Tercera Sala que preside el magistrado Víctor Vázquez. Otra sobrina de la magistrada Beltrán Almada es Sofia Mireya Jauregui Beltrán, analista de la Unidad Jurídica del Tribunal Superior de Justicia con sueldo de 25 mil pesos. Otro caso es un sobrino politico que también es empleado judicial.

El magistrado de la Quinta Sala, Víctor Fernández Ruiz de Chávez tiene a su sobrina Alejandra Hernandez Villalobos y a su nuera Anabel Robles Maldonado en el Nuevo Sistema de Justicia; a su sobrino Victoriano Yee en la Tercera Sala del TSJ y a su sobrina Claudia Lizeth Pérez Fernández cómo secretaria de acuerdos en el Juzgado Segundo Civil, además de dos mujeres vinculadas a él personalmente.

Erick Argueta Servín, novio de la hija de Víctor Ruiz de Chavez también trabaja en el NSJP.

La secretaria de Acuerdos en un Juzgado Familiar, Aurora Razo Espinoza, es sobrina del magistrado de la Tercera Sala Jesús Espinoza Orozco.

Mayra Vázquez, hermana del magistrado Jorge Armando Vázquez, expresidente del Poder Judicial del Estado, es secretario de Acuerdos de un Juzgado Familiar.

Cuando Carlos Cataño, amigo desde la adolescencia de Jorge Armando Vázquez, se nombró a Carolina Cataño como jueza de Control.