Baja California | 22 de Septiembre de 2017

La única forma de tener las desalinzadoras es a través del esquema público-privado, aseguró el gobernador. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 22 de septiembre.- Aunque el Poder Legislativo no ha autorizado la construcción de desalinizadoras bajo el esquema de asociación público privada, desde hace más de dos años esos proyectos fueron “palomeados” por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aseguró el gobernador del estado, Francisco Vega de Lamadrid.

Destacó que la escasez de agua en la zona costa es un problema mayúsculo, pues si no operan las desalinizadoras en cuatro años no habría agua suficiente para la población.

Dijo que el Acueducto Río Colorado tiene una capacidad para transportar 5.4 metros cúbicos por segundo, de los cuales actualmente se envían 4.7 a la zona costa.

“Hace más de tres años, como gobernador asistí con la autoridad reguladora de agua que es la Comisión Nacional de Agua, ahí nos sentamos a ver de qué forma resolvemos el problema de escasez de agua en Baja California; trabajamos por más de dos años llegando a la conclusión de que la forma más eficiente, más efectiva y más sustentable económicamente era a través de inversión público privada”, aseveró Vega de Lamadrid.

Los proyectos de APP actualmente discutidos en el Poder Legislativo -entre ellos las obras de desalinizadoras en Rosarito y Ensenada- han tenido resistencia incluso por diputados del Partido Acción Nacional (PAN), situación por la que el gobernador fue cuestionado.

“Yo sí he visto alguna oposición pero no he visto, no he escuchado a nadie que nos diga cómo resolver el problema de escasez de agua que se va a presentar fuertemente dentro de tres o cuatro años, eso nadie nos lo dice; respeto los comentarios hasta de quienes saben del problema, es una irresponsabilidad negarse pero no proponer, quisiera que alguien nos propusiera otro esquema que nos garantice que en Baja California en cuatro años no se empiece a quedar sin agua”, respondió el gobernador del estado.

Dijo que dos millones de habitantes que viven en la zona costa del estado dependen del agua que envían del Río Colorado, por lo que cada litro que se produzca de las desalinizadoras, será un litro que se quede en Mexicali y su valle.

“Si no hacemos algo ya, ahorita, vamos a empezar a sufrir con mayor rigidez la escasez de agua, (por lo que) en acuerdo con la autoridad federal reguladora del agua, se decidió que esto se desarrollara a través de una inversión público privada, que es una APP, para asegurarle a los bajacalifornianos que tengamos agua”, abundó el gobernador.

Ante representantes de la industria manufacturera y de exportación, el mandatario comentó que ni el gobierno federal ni el estatal tienen dinero para realizar esas obras públicas.

La forma de resolver el problema que está dejando 100 años de escasez de agua en la zona costa es precisamente construir esas “tres plantas desalinizadoras, una de ellas bien aventajada en Ensenada, otra en San Quintín y la tercera en Playas de Rosario; no hay otra forma para lograrlo que el esquema público privado... esto ya está visto, ya está realizado, ya está palomeado, así es que pues, sería un error de nosotros no apoyar los proyectos, este gobierno es un gobierno responsable, es un gobierno promotor de la iniciativa privada”, mencionó Vega de Lamadrid.

Sondeo

¿La polémica generada por la salida de Margarita Zavala del PAN influirá en el resultado de las elecciones de 2018?