méxico | 22 de Agosto de 2019

AMLO recalcó que más que una preocupación por el medio ambiente quienes se oponen a esta terminal aérea buscan que “no se cumpla” con el proyecto y que el gobierno quede mal. Foto Pablo Ramos / archivo La Jornada

Por

Por 

Néstor Jiménez y Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 22 de agosto. Al señalar que tiene conocimiento de por lo menos 80 amparos promovidos por distintos grupos contra el Aeropuerto de Santa Lucía, pero podrían ser 147 y “los que se acumulen”, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que dichos recursos no buscan el cuidado del medio ambiente, sino que tienen una motivación política.
 
En este proyecto se trata de “hacer un aeropuerto donde ya hay un aeropuerto”, indicó el presidente en su conferencia de prensa matutina, en Palacio Nacional.
 
Agregó que detrás de los amparos hay grupos conservadores, incluidos una asociación de Claudio X González, quien “siempre ha tenido diferencias con nosotros desde tiempos de Salinas. Su padre fue asesor de Salinas y promotor de la política de privatizaciones, y ahora le siguen, están inconformes, no quieren los cambios y la transformación, pero también están en su derecho”.
 
López Obrador dijo que los conservadores buscan “mantener lo establecido, el status quo, no quieren que cambie el régimen de opresión y privilegios, quieren conservar privilegios”. Recalcó que más que una preocupación por el medio ambiente buscan que “no se cumpla” con el proyecto y que el gobierno quede mal.
 
“No hay ninguna razón, sólo es una motivación política. Cuando se hicieron segundos pisos también llovieron amparos”, indicó, al referirse a su etapa como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, hoy CDMX.
 
Enfatizó que dichas agrupaciones “no se dan cuenta que se afecta a la población”, ya que se requiere una proyecto para solucionar la saturación del actual aeropuerto e insistió que no se aprobó el proyecto de la terminal que ya se construía en Texcoco impulsado por la pasada administración, porque se hundía el terreno y generaría costos de miles de millones de pesos.
 
Agregó que “afortunadamente muchos empresarios están entendiendo que hace falta la honestidad y nos están ayudando”.
 
Como ejemplo, citó a las empresas que construyen los gasoductos, quienes, dijo, se reunieron en Palacio Nacional el miércoles hasta las 9 de la noche para buscar un acuerdo, el cual podría firmarse la próxima semana.
 
Recalcó que, en este caso, los empresarios “no están actuando de manera facciosa, sino buscando que prevalezca la razón, pero hay algunos que se mal acostumbraron desde que se decidió entregar los bienes del pueblo a particulares, a los allegados, a quienes mandaban entonces, se fue creando una oligarquía y llegaron a sentirse los dueños del país”
 
Al referirse nuevamente a los grupos que han promovido amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía, dijo que “ojalá recapaciten y entiendan que ya no es conveniente para nadie. Nosotros no vamos a ceder aunque se desaten todas las campañas, abiertas o encubiertas, no vamos a ceder, soy perseverante y más cuando estoy convencido de la causa que se tiene que defender”.