mundo | 22 de Agosto de 2018

La próxima secretaria de Gobernación expuso la necesidad de replantear los tratados internacionales en materia de drogas e incluso convocar a una conferencia internacional en la materia. Foto Guillermo Sologuren / La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada

Ciudad de México, 22 de agosto.- Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación, anunció que buscará un acuerdo internacional -a través de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)- para despenalizar las drogas, en principio la mariguana y luego la amapola, esta última estrictamente con fines medicinales. Aseguró que resolver este tema significaría un gran paso para lograr la pacificación del país.

Propondremos "una pauta interpretativa para lograr la despenalización de las drogas", señaló durante su participación en el Foro Estrategia Banorte 2018, realizado en la ciudad de México.

"Una cosa es el crimen y otra el crimen organizado. El crimen organizado es trasnacional. Pensamos que tenemos que tener una colaboración y cooperación regional para hacer un frente común. El crimen organizado traspasa fronteras. ¿Cómo podemos hacer cargo de un crimen organizado que lava dinero en nuestro país por más de 25 mil millones de dólares; que lava dinero en Estados Unidos por más de 250 mil millones de dólares, que tiene rutas muy claras desde Centroamérica hasta Estados Unidos, de droga?

"México únicamente puede confiscar básicamente entre tres y el 8 por ciento de la droga que pasa por nuestro país después, obviamente de todos los muertos que deja en el camino. El Salvador, por ejemplo, tiene una tasas de 120 homicidios por cada 100 mil habitantes, precisamente por el trasiego de la droga, y Estados Unidos no llega a confiscar más del 8 por ciento", explicó.

Hoy -explicó luego en entrevista- voy a platicar precisamente con la ONU, con las agencias contra las drogas. Tenemos que avanzar de la mano de la ONU… es una pauta interpretativa que a lo mejor podemos hacer nosotros a Naciones Unidas para poder flexibilizar un tratado tan rígido como el que tenemos suscrito, de los años setenta, en materia de penalización y combate a las drogas.

No es legalización, subrayó, sino despenalización. "Ahora en este momento (el objetivo) sería la mariguana y en un futuro, de la mano con Naciones Unidas, podríamos hablar de la despenalización de la amapola, con fines estrictamente con fines medicinales".

Por otra parte advirtió que en el país existe una cifra negra de homicidios, delito que pudiera ser del doble respecto de lo que marcan las estadísticas oficiales.

También insistió en la necesidad de retirar paulatinamente a las fuerzas armadas de las tareas de seguridad pública, causa central de violaciones a los derechos humanos por parte de elementos del Ejército y de la Marina; asimismo, instaurar carrera judicial y una mayor capacitación para jueces y ministerios públicos.

Durante su exposición ante integrantes de Banorte, Sánchez Cordero habló de las fallas en la implementación del nuevo modelo de justicia penal -"el cual se quedó a la mitad, no quedó totalmente implementado"-, y de la forma en que las procuradurías y fiscalías de justicia del país están absolutamente rebasadas, al grado de que a veces no se dan abasto siquiera para abrir una averiguación previa. Lo mismo con el rebase de las capacidades de las áreas forenses, incluso para identificar los cuerpos.

"Hay que hacer políticas públicas de gran envergadura en materia de procuración de justicia", dijo.

La ministra en retiro propuso que las fiscalías atiendan solo los delitos de alto impacto, al tiempo de que se revisen los casos de las personas privadas de su libertad porque hay jóvenes presos que fueron sentenciados sólo por posesión de mariguana, así como mujeres que fueron utilizados como "mulas" es decir, personas utilizadas para el trasiego de las drogas.

Enseguida se refirió a la necesidad de replantear los tratados internacionales en materia de drogas e incluso convocar a una conferencia internacional en la materia.