méxico | 22 de Agosto de 2018

Acerca de la consulta sobre el nuevo aeropuerto, Jiménez Espriú precisó que que no se trata de una consulta popular, sino de una ciudadana, porque no se discute un tema legal. Foto archivo tomado de la transmisión en vivo en el perfil de López Obrador

Por

Por 

Alejandro Alegría / La Jornada
Ciudad de México, 22 de agosto.- El equipo de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, entregó al sector privado los dictámenes sobre las dos opciones para construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM). A su vez, los empresarios le dieron un primer análisis para optar por la obra que se erige en Texcoco, estado de México.

Después de una reunión que duró más de tres horas, el próximo titular de Comunicaciones y Transporte, Javier Jiménez Espriú, comentó que el encuentro con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) fue muy positivo y se expuso el futuro de la nueva terminal aérea por ser una decisión trascendente que se debe adoptar "con un gran desprendimiento de los intereses de grupo para que atendamos el interés nacional".

Jiménez Espriú dijo que entregaron a los empresarios dos opciones para que las analicen y den su opinión el 5 de septiembre, con el propósito de que se dé a conocer a la comunidad nacional.

En entrevista aparte, el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, indicó que el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes entregó toda la fundamentación de los estudios de las dos alternativas que presentaron el viernes pasado.

Sin embargo, destacó que el CCE entregó un documento a Jiménez Espriú para exponer sus puntos de vista y los pros y los contras que tienen cada una de esas alternativas.

Si bien los empresarios pidieron que el equipo de transición responda a sus observaciones, Castañón subrayó que el sector privado ratificó su posición de que la ubicación idónea del aeropuerto es donde actualmente se construye por tener más factibilidades de disminuir el riesgo y de brindar la tecnología y la logística para los próximos 50 años.

Detalló que los organismos empresariales agrupados en el CCE contarán con expertos en aeronáutica que asesoran a las líneas aéreas, a las cámaras de transporte y a los ingenieros de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción para emitir su opinión, aunque no precisó si se dará a conocer en la fecha indicada por Jiménez Espriú, y se limitó a decir que en 15 días.

Al preguntarle si habrá una tercera opción a las presentadas –continuar la obra actual o construir dos pistas en la Base Militar de Santa Lucía y mantener el actual aeropuerto–, Castañón sostuvo que no la hay, y sólo a manera de comentario se habló de la posibilidad de que se trabaje en la primera opción, pero reduciendo los costos y disminuyendo los tiempos, sin que eso implique mermar la infraestructura básica necesaria para la construcción del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México, pero antes analizarán los dos opciones.

Acerca de la consulta sobre el nuevo aeropuerto, Jiménez Espriú precisó que que no se trata de una consulta popular, sino de una ciudadana, porque no se discute un tema legal.

En tanto, Castañón indicó que la IP dará una opinión hasta que conozca el diseño de dicho ejercicio. Por lo pronto estamos en la fundamentación científica y técnica de lo que conviene para mayor seguridad y mejor infraestructura para México, dijo.

Mencionó que en el inicio de la mesa de infraestructura y logística entre el equipo de transición y el sector privado, Jiménez Espriú presentó las prioridades del próximo gobierno en esta materia, como la conectividad hacia el sureste, las obras existentes que pueden ser mejor aprovechadas o que no están en uso, así como las conexiones de Salina Cruz y Coatzacoalcos.

Asimismo, Castañón manifestó que acordaron seguir en constante comunicación y trabajar en conjunto, pues también se busca revisar el futuro de las asociaciones público-privadas para detonar el desarrollo.

Temprano, Jiménez Espriú indicó que también se revisaría el proyecto del Tren México-Toluca, pues tiene algunos problemas.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: