Baja California | 22 de Agosto de 2017

En la imagen, Michael Evangelista-Ysasaga. Foto /Penna Group LLC

Por

Por 

J. Jaime Hernández / Bravo Norte Sur

Hasta hace poco, Michael Evangelista-Ysasaga, nieto de inmigrantes del Estado mexicano de Guanajuato, era un nombre más en la lista de contratistas que figuran en el selecto club del gobierno federal.

Su dilatada experiencia, en obras para el Departamento de Defensa o en la construcción de cárceles, diques, puentes y carreteras había colocado a su modesta empresa entre las 13 más exitosas y con mayor crecimiento en Estados Unidos.

Su éxito como contratista había dependido, hasta ahora, de su capacidad para ofrecer las mejores propuestas y los diseños más innovadores. Hasta que en abril pasado decidió sumarse a la puja en la que participan más de 600 empresas para construir el polémico Muro fronterizo que prometió Donald Trump durante su campaña.

Fue ahí cuando su pasado como descendiente de inmigrantes que cruzaron ilegalmente la frontera le alcanzó, para colocarle en una difícil disyuntiva. Para convertirlo en protagonista de una batalla que hoy libra desde dos frentes abiertos.

Por un lado, frente a ese puñado de organizaciones pro inmigrantes, que le han acusado de ser un “traidor” a su gente. Y es que, Evangelista, no sólo proviene de inmigrantes que cruzaron ilegalmente la frontera, sino que actualmente tiene algunos parientes indocumentados.

Y, del otro, ante esa extrema derecha que hoy lo ve como un “agente encubierto” de la causa migrante, por su deseo de construir un “Muro más humano” que, además, sea inseparable de una propuesta de reforma migratoria justa y comprensiva.

“Desde que decidí presentar una propuesta, mi familia me cuestionó y algunas organizaciones de izquierda llegaron incluso a amenazarme de muerte”, recordó Michael en una entrevista telefónica con La Jornada desde sus cuarteles generales en Forth Worth, Texas.

“A mi familia le expliqué. Les dije que, dado que el Muro iba a ser una realidad, era mejor tratar de participar que mantenernos al margen. Les convencí de que mi intención no era ganar sólo dinero sino evitar que el proyecto se viera controlado por empresarios que odian a los inmigrantes y que están dispuestos a construir un Muro peligroso para esas personas que hoy huyen de la violencia o la pobreza en países de Centroamérica”, añadió.

“La verdad no me gustaría levantarme un día y escuchar que toda una familia, quizá de Guatemala o de otro país, quedó atrapada durante la noche en una red que les corta la piel, la ropa, el pelo. El peligro para niños es considerable.

“Por eso nosotros queríamos presentar un diseño que solo obstaculizara el paso, pero que no dañara a nadie”, añadió.

Cualesquiera que hayan sido las razones y los motivos de Michael Evangelista, para embarcarse en un proyecto que muchos consideran una aberración y que, al final, sigue sin contentar ni a Dios, ni al Diablo, su propuesta fue descartada del proceso de licitación el pasado mes de julio.

“Francamente, fue bastante sospechoso. Al parecer, por las premuras, y la presión de las grandes empresas de siempre, como Boeing, Halliburton o KBR, nos eliminaron de la lista de candidatos.

“En cualquier caso, nosotros presentamos una protesta formal y demandamos la revisión de todo el proceso porque consideramos que se nos ha descartado basados en un mero tecnicismo”, aseguró.

Aunado a ello, desde medios de la extrema derecha, como Breibart News, un medio vinculado al el hoy ex asesor de Donald Trump, Steve Bannon, la ofensiva contra Michel Evangelista se encargó de presentarlo como un empresario de vena pro inmigrante “que se ha opuesto a las políticas migratorias de Donald Trump” y, además, ha llegado a formar “parte del movimiento Occupy Wall Street en Nueva York”.

“Después de esta publicación, atacaron las ventanas de nuestra empresa. La situación se tornó en algo peligroso”, señaló.

Tras la protesta presentada ante la Oficina de Rendición de Cuentas del gobierno de EU (GAO), el proceso de licitación y la primera construcción de prototipos del Muro se verá retrasado considerablemente.

En pocas palabras, Evangelista ha conseguido frenar el proceso de selección ya que la decisión podría conocerse hasta el próximo 4 o 7 de octubre, según los cálculos del empresario.

Pero el presidente ejecutivo del Grupo Penna, no piensa claudicar tan fácilmente:

“Vamos a pelear hasta el final en los tribunales federales. Si por alguna razón no nos dan la razón insistiremos ante las cortes y pediremos la suspensión del proyecto. Algo que podría retrasar durante varios meses, quizá años, el proceso.

“Pero voy a ganar. Porque, además de dedicarme a esto, yo soy abogado. Y nunca he perdido un caso…”

Pero para Donald Trump el desafío de este empresario cuyos orígenes se pierden en México, es quizá el menor de sus problemas. En septiembre venidero, cuando su iniciativa de ley para financiar la ampliación del Muro frontertizo se discuta en el Senado, Trump podría sufrir la que quizá sea una severa derrota.

Sin contar con los apoyos necesarios en el seno de su propio partido y con la feroz oposición de los demócratas, la iniciativa de ley que pasó en Julio pasado para dotar con 1,600 de dólares a la construcción del Muro fronterizo, amenaza con descarrilar.

“Esta iniciativa no solo no tiene apoyos, sino que enfrenta la oposición tanto de demócratas como republicanos”, aseguró Jay Tilton, el portavoz del senador democrata de más alto rango en el comité de apropiaciones, Patrick Leahy.

Si tenemos en cuenta que el presupuesto necesario para completar el Muro es de 12 mil millones de dólares aproximadamente (aunque hay instituciones como Brookings eleven esta cifra hasta los 300 mil), la asignación de 1,600 contemplada en el proyecto de presupuesto para el año fiscal 2018 resulta más que insuficiente.

Aunado a ello, la vertiginosa descapitalización política de Donald Trump en el curso de las últimas semanas, en medio de un absurdo debate a favor y en contra de su base supremacista blanca, coloca a un buen número de republicanos ante la disyuntiva de seguir apoyando a Trump o rehuir de él para sobrevivir en las elecciones de medio término en 2018 con la ampliación  del debate a favor de un proyecto de reforma migratoria justa y comprensiva.

¿Quien ganará el pulso al final? . Por el momento, los vientos no soplan a favor de Donald Trump.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: