mundo | 22 de Junio de 2018

Colectivos feministas de España se manifiestan contra el fallo en favor de los integrantes de La Manada. Foto Tomada de la cuenta @BoseOfficial

Por

Por 

Armando G. Tejeda Corresponsal / La Jornada
Madrid, 22 de junio.- En una decisión que provocó la indignación de las mujeres y los colectivos feministas, la Audiencia Provincial de Navarra decidió decretar la libertad provisional, con una fianza de 6 mil euros (150 mil pesos) a los cinco ciudadanos españoles condenados por la agresión sexual a una joven durante las fiestas de San Fermín de Pamplona en 2016.

El grupo conocido como La Manada vejó, filmó y se mofó de la joven mientras abusaban de ella de forma sistemática y reiterada; sin embargo, el tribunal que los enjuició consideró que el delito por el que fueron condenados no fue violación, al no haber existido agresión o violencia.

El pasado 26 de abril, la misma Audiencia Provincial de Navarra dictó una de las sentencias más esperadas por la dimensión mediática que había adquirido el caso.

La Manada son cinco jóvenes originarios de Andalucía, entre ellos hay dos militares y un agente de la Guardia Civil.

Aquella noche de julio de 2016, la joven agredida fue metida con engaños al portal de un edificio donde se produjo la agresión múltiple. Fue encontrada poco después, desconsolada, en la banca de un parque, donde la auxiliaron agentes municipales que fueron los primeros en denunciar los hechos.

La sentencia consideró probada la agresión sexual pero no la violación, para la que según la doctrina española debe presentarse intimidación y violencia, algo que según los magistrados no existió en el caso denunciado, después de haber recabado los testimonios de la víctima y los victimarios y de haber visto un video grabado por uno de los agresores.

La sentencia, además, no fue unánime, por el voto particular de uno de los tres jueces que integran la sala, quien consideró que no se había producido ninguna agresión, y más aún que él había percibido actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo.

El juez Ricardo González, que en el fallo condenatorio emitió el voto particular favorable a la absolución de los miembros de La Manada, apoyó en esta ocasión el decreto de libertad provisional, al igual que Raquel Fernandino, quien votó en aquel entonces a favor de la condena a los jóvenes sevillanos.

Los magistrados consideran que no hay riesgo de fuga ni de reiteración delictiva. La decisión de la Audiencia de Pamplona es recurrible ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, pero este recurso, en caso de que se presente, no suspende la ejecución de la libertad provisional decretada ahora.

Los condenados podrán abandonar la cárcel en el momento en que cada uno de ellos deposite la fianza. Los jueces también impusieron como medidas cautelares la prohibición de comunicarse con la víctima, el retiro del pasaporte y la prohibición de salir de territorio español sin autorización judicial.

Los colectivos feministas advirtieron que si La Manada sale a la calle, se inundarán las plazas de las ciudades y pueblos con manifestaciones para exigir su inmediato encarcelamiento y contra lo que consideran una justicia patriarcal y machista.