diputados federales | 22 de Mayo de 2019

La diputada de Morena, Miroslava Sánchez anunció que pedirá la comparecencia de Carlos Urzúa con la finalidad de que libere recursos para el sector salud. Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Enrique Méndez y Roberto Garduño / La Jornada
Ciudad de México, 22 de mayo.- Morena en la Cámara de Diputados reveló que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mantiene “congeladas cuentas” para el gasto en salud por mil millones de pesos y anunció que pedirá la comparecencia de Carlos Urzúa con el propósito de que libere los recursos.

Retener esos fondos “no es de beneficio para la salud”, reconoció Miroslava Sánchez de Morena, presidenta de la comisión en la materia. “El problema es que no estuviera (el dinero), pero ahí está, vayamos por él”, expresó.

En conferencia de prensa, la legisladora y médico de profesión explicó que se trata de las ampliaciones que la Cámara de Diputados hizo al ramo 12 durante la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019.

Al preguntarle si la cámara permitirá que las ampliaciones autorizadas no se apliquen, respondió: “No nos pidieron permiso”.

Se trata del anexo 36, ampliaciones al ramo de salud, por mil 57 millones 449 mil 394 pesos. De ese monto, 57 millones 449 mil 434 pesos se etiquetaron para salud materna, sexual y reproductiva, dentro del rubro erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres.

Además, se destinaron 500 millones de pesos para el programa de prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes; 200 millones para el Instituto Nacional de Cancerología, que la cámara etiquetó para reforzar programas de detección y atención de cáncer de mama, próstata y cérvico uterino. De ese monto, 35 millones corresponden al Registro Nacional de Cáncer.

Asimismo, los diputados aprobaron destinar 25 millones de pesos para el Instituto Nacional de Pediatría y 25 millones más para el Hospital Infantil de México Federico Gómez, con el propósito de fortalecer los programas de detección y atención de cáncer en niños.

En el anexo se incluyeron 200 millones de pesos destinados a la atención a la salud, para la rehabilitación, ampliación y equipamiento de los institutos nacionales y hospitales federales, y 50 millones en proyectos de infraestructura social en salud.

A pesar de que esos programas están detenidos, la diputada Miroslava Sánchez rechazó que la política de retención de partidas de presupuesto en salud por la Secretaría de Hacienda también sea corrupción.

Consideró que, en todo caso, “la idea de ahorrar o contener el gasto como medida de austeridad republicana pudiera verse como algo viable. Desde el punto de vista de la salud, nosotros no lo vemos como algo que pueda ser benéfico”.

Resaltó que la austeridad “no está mal, pero en salud (debe aplicarse) sin que afecte la atención a los ciudadanos. Es todo lo que pedimos”.

La conferencia fue presenciada por María Trinidad Gutiérrez, paciente del Instituto de Cancerología, quien al final encaró a la diputada de Morena y le reclamó que, a riesgo de la salud y la vida de millones de pacientes, hay recorte de personal médico, desabasto de medicamentos y reprogramación de citas.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: