méxico | 22 de Mayo de 2019

Integrantes de diversas organizaciones contra el feminicidio marchan del Monumento a la Madre al Hemiciclo a Juárez, en el Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres. Foto Marco Pelaez

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada
Xalapa, 22 de mayo.- Una tercera parte de los feminicidios cometidos en el país durante abril fueron perpetrados en Veracruz, según cifras oficiales.

Aunque la entidad tiene desde 2016 dos alertas de violencia de género, los casos de violencia extrema no sólo continúan, sino que se han multiplicado a niveles sin precedente desde 2015.

En abril hubo 25 feminicidios en Veracruz, mientras que, en el Estado de México, de por sí con una situación grave, registraron siete. En territorio jarocho se han cometido este año 18 feminicidios al mes, en promedio.

A escala nacional igualmente persiste un alto nivel, con 311 víctimas en el lapso enero-abril, en un contexto de poco más de 2 mil 300 asesinatos dolosos por mes, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El caso de Veracruz es particular porque tiene dos señalamientos del sistema federal que atiende la violencia contra las mujeres: por número de casos y por agravio comparado. Acorde con el desarrollo de la estadística en los meses recientes, este tipo de agresiones no muestran siquiera contención.

En septiembre de 2015, un grupo de organizaciones de la sociedad civil entregó a la Secretaría de Gobernación, cabeza del sistema en materia de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, una relatoría acerca de la situación en la entidad desde el inicio del milenio.

De 2000 a 2010, indicaron las asociaciones no gubernamentales, 728 mujeres fueron asesinadas y, en la mayoría de los casos, seis años después prevalecía la impunidad.

La clasificación del modus operandi contra las mujeres es escalofriante porque se clasifican los casos no sólo cometidos con arma blanca o arma de fuego, sino por las siguientes clasificaciones: golpes, estrangulamientos, golpes y violación, calcinadas, ahogadas, descuartizadas y degolladas.

Los grupos advirtieron que muchos de los cadáveres estaban con tiro de gracia y evidencia de tortura, por lo que las autoridades los consideraban como ajuste de cuentas y no como feminicidio.

Con base en los datos anteriores, los grupos exigieron la emisión de la alerta, la cual finalmente se dictó el 23 de noviembre de 2016, para 11 municipios. Dos años y medio después no son ocho feminicidios al mes en promedio, sino 18.