Turismo | 22 de Abril de 2019

Integrantes de la agrupación Todos somos Dzitya y vecinos se organizaron para limpiar y vigilar el área; piden que visitantes eviten contaminar y se lleven sus desperdicios. Foto Katia Rejón / La Jornada Maya

Por

Por 

Katia Rejón / La Jornada Maya

Mérida, Yuc., Domingo 21 de abril.- Buzos entraron al cenote de Chen Há, ubicado en la comisaría de Dzitya, para sacar la basura que los visitantes dejan en el agua. El cenote se limpió por dentro y por fuera en toda el área periférica gracias al apoyo de 200 personas, la mayoría de otras comisarías y fraccionamientos que acudieron a la convocatoria de la agrupación Todos somos Dzitya este 21 de abril.

Mixeli Manzanero, presidenta de Todos somos Dzitya, comentó que esta organización se formó con los vecinos de la comisaría con el propósito principal de salvaguardar el cenote. Este pozo de agua dulce guardaba llantas, latas y botellas de cerveza, vidrio, plástico y pañales desechables. 

Manzanero comentó que se llenaron más de 50 bolsas de basura con un peso aproximado de 200 kilos. Hace dos años, el explorador y antropólogo Sergio Grosjean Abimerhi en coordinación con Fundación Bepensa realizó el primer saneamiento al cenote que estaba contaminado con aguas negras y desechos sólidos. 

Los vecinos de Dzitya también esperan que haya personas que deseen invertir en el lugar pues hace falta vigilancia. Planean realizar una comisión de vecinos para cuidar el lugar durante el día y exhortar a los visitantes a que se lleven su basura. 

Grosjean Abimerhi coordinó el saneamiento subacuático. En entrevista, explicó que la primera vez “lo dejamos limpiecito”, se volvió a ensuciar e hicieron un saneamiento hace cinco meses, y ahora otra vez. 

“Convocamos a las personas de la comisaría de Dzitya y de Mérida para que participen, que vean por sí mismos todo lo que sacamos y los niños vean el problema de la contaminación, que está en todo Yucatán”, expresó.

Comentó que la limpieza de la periferia también es importante puesto que cuando llueve, toda la basura termina en el ojo de agua. Por ello el llamado no es a poner botes de basura sino a que quienes visitan el cenote se lleven todo lo que trajeron. Así como no tirar desechos en la carretera porque también pueden terminar en el sitio.

Entre la basura también había árboles artificiales de navidad, pedazos de mueble, juguetes de plástico, entre otras cosas. 

Los vecinos que acudieron a limpiar comentaron que aunque entraron los buzos y se convocó a mucha gente, todavía falta basura por levantar. Lamentaron que los visitantes acudan para divertirse y no se hagan responsables de sus desperdicios.