cultura | 22 de Abril de 2019

En el país podría haber entre un millón y un millón y medio de infantes con una inteligencia por arriba de lo normal. Foto cortesía Cedat

Por

Por 

Carolina Gómez Mena / La Jornada Maya
Ciudad de México, 22 de abril.- Así como no es frecuente que una persona sea bella o adinerada, tampoco lo es tener un nivel cognitivo elevado; por ello, antes de diagnosticar inteligencia superior en un menor de edad se le debe someter a diversas pruebas, y también descartar la existencia de padecimientos como el síndrome de Asperger o déficit de atención, consideraron especialistas de los institutos nacionales de Medicina Genómica y de Pediatría, de la Secretaría de Salud. 
 
"Los niños genios se cuentan con los dedos de la mano", señaló a La Jornada Diana Molina, neurosiquiatra infantil del Instituto Nacional de Pediatría, quien precisó que se estima que en el país podría haber entre un millón y "un millón y medio" de infantes con una inteligencia por arriba de lo normal, sin llegar a ser genios. Agregó que 0.002 por ciento de la población son personas con alto coeficiente intelectual (CI), de más de 130, y alrededor de uno por ciento podría tener una elevada inteligencia que escape del promedio, es decir, que esté por arriba de un coeficiente intelectual de entre 90 y 120. 
 
Humberto Nicolini, siquiatra y experto en genética molecular, del Instituto Nacional de Medicina Genómica, también hizo hincapié en que es muy poco frecuente tener una inteligencia por arriba de la normal y sostuvo que en México no se han hecho estudios sobre esta condición, pero en algunos países nórdicos se considera que la población con un nivel cognitivo alto es poco menos de uno por ciento.  
 
No es fácil ser diferente 
 
Eryx Elizarraraz Martínez y Erick Rodrigo Reyes Labastida, ambos de 10 años de edad, estudiantes del Centro de Atención al Talento (Cedat), coincidieron en que no es fácil ser diferente y admitieron que han sufrido "discriminación" en espacios educativos tradicionales. 
 
Eryx tiene un CI de 164 y Erick de 165, por lo que son niños sobredotados o genios, y a los dos se les detectó su elevada inteligencia durante sus primeros años de vida; a Eryx a los cuatro años y a Erick aproximadamente a los tres años. 
 
"Me aburría, me salía del salón, y por ahí veía qué hacer, por eso mis papás buscaron otro método. Aquí es fácil ser un niño sobredotado, porque somos todos iguales, pero afuera se dificulta la cosa porque hay gente que no te entiende. Sí me discriminaban, yo trataba de colaborar en la clase, y no me hacían caso. Decían que yo no sabía, que sólo el maestro sabía. Me molestaban, no tenía amigos", comentó Eryx. 
 
"A mí también me han discriminado, sufrí mucho acoso, me decían que yo no podría hacer nada, que no era inteligente. Me sacaron de la escuela, me hicieron mi prueba y como saqué 165 les dijeron a mis papás que era sobredotado. Buscaron una escuela para niños sobredotados, vieron el Cedat y decidieron inscribirme". 
 
Ambos narraron que en el Cedat van a su ritmo. Los dos empezarán la secundaria y planean realizar sus estudios superiores en Estados Unidos. Eryx quiere estudiar medicina y biología en la Universidad de Harvard y Erick desea cursar mecatrónica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, y también ingeniería aeroespacial. Los dos expresaron su rechazo a que se medique a los infantes sobredotados con base en diagnósticos erróneos.  
 
Sicóloga a los 13 años 
 
Dafne Almazán, de 17 años, es sicóloga, grado que obtuvo a los 13 años y ahora estudia en Harvard la maestría de enseñanza de matemáticas. En entrevista señaló que estudió sicología porque notó que los niños genio son acosados. “El 80 por ciento de los niños que han sido detectados han sufrido algún tipo de rechazo y acoso físico, emocional y ciberacoso. Las niñas, para no sufrir esto deciden adaptarse para que no las rechacen de las escuelas (…), he visto casos de niños de cinco años que quieren suicidarse por el rechazo que sufren”. Dafne remarcó la importancia de que el 30 de mayo sea reconocido como el día del niño sobredotado, para visibilizar lo que ocurre y contar con marcos jurídicos y apoyo emocional. 
 
Diana Molina indicó que son diversas las afectaciones sicológicas que enfrentan los niños genios, sobre todo "problemas de socialización, síntomas ansiosos y depresivos". Entre los pros está el hecho de que "la inteligencia o genialidad implica tener talentos complejos: alta capacidad para el manejo del lenguaje, la metáfora, el manejo analógico, el razonamiento lógico elevado, elevada creatividad y capacidad imaginativa y flexibilidad cognitiva; tienen alta capacidad para solucionar problemas". 
 
Nicolini remarcó que son un conjunto de genes los que determinan la inteligencia, por lo que los niños con un nivel cognitivo alto por lo general tienen parientes con esa misma capacidad. 
 
Dijo que los grupos de genes que contribuyen a la inteligencia son diferentes en las diversas razas, y descartó por completo que algún tipo de raza tenga mayor nivel cognitivo que otra. Ciertos genes están ligados al cromosoma X, pero también están presentes en los autosomas. 
 
A principios de junio se realizará en la Ciudad de México el Tercer Congreso Internacional de Sobredotación Intelectual. Entre otros aspectos se abordará el aporte de las personas sobredotadas a las economías de sus países.

Sondeo

La fracción de Morena quiere legislar para despenalizar el aborto en BC, ¿está usted a favor o en contra?