mundo | 22 de Febrero de 2019

En el país europeo se condenó a dos ex empleados de la compañía Heckler & Koch por su participación en el suministro ilegal de armas que terminaron en estados conflictivos de México. Foto Cristina Rodríguez / archivo La Jornada

Por

Por 

Ana Langner / La Jornada

Ciudad de México, 22 de febrero.- La sentencia contra dos ex empleados de la compañía Heckler & Koch por su participación en el suministro ilegal de armas que terminaron en estados conflictivos de México, muestra que existen dos clases de justicia: la que condena a los más pequeños y la que otorga libertad a los más poderosos, señaló Jürgen Grässlin, presidente de la Oficina de Información sobre Armamento, portavoz de la Asociación Alemana por la Paz (DFG-VK, por sus siglas en ese idioma).

Lo anterior, dijo, después de que la corte estatal de Stuttgart condenó a un ex gerente de ventas por exportar armas con permisos obtenidos en forma fraudulenta y a un ex secretario por complicidad, mientras otros tres acusados –dos ex gerentes de exportación y un subgerente de ventas– fueron absueltos.

En un pronunciamiento firmado por unas 10 organizaciones civiles mexicanas y alemanas, el pacifista Jürgen Grässlin –también integrante de la Aktion Aufschrei (Grito a la acción-¡Detengan el comercio de armas!)– destacó que el proceso legal es un éxito para los movimientos por la paz, el desarrollo y los derechos humanos. "El efecto positivo de este proceso es que el tráfico ilegal de armas es descubierto por nosotros y sancionado por los tribunales".

En tanto, Carola Hausotter, de la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, consideró "condenable y aterrador que las víctimas en México no hayan sido involucradas durante el proceso ni la sentencia".

Esto, porque los rifles G36 que la empresa Heckler & Koch vendió a México entre 2006 y 2009 llegaron, entre otros estados, a Guerrero, y defensores de derechos reportan que fueron usados por policías mexicanos en los ataques perpetrados en Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014, cuando 43 normalistas de Ayotzinapa fueron víctimas de desaparición forzada.

En este contexto, Leonel Gutiérrez, hermano de Aldo Gutiérrez, quien resultó gravemente herido en Iguala y permanece en estado de coma, expresó: "Esperamos que este fallo ayude a evitar que Alemania exporte armas en el futuro a países como México y otras regiones en crisis, porque causan un sufrimiento interminable".

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: