méxico | 22 de Febrero de 2019

Apenas este jueves las bancadas del PRI y del PAN celebraban que el dictamen se aprobara con mando civil. Foto Jesús Villaseca / La Jornada

Por

Por 

Andrea Becerril / La Jornada

Ciudad de México, 22 de febrero.- Senadores del PRI y PAN que participaron en las negociaciones para aprobar la creación de la Guardia Nacional señalaron que esa corporación puede estar al mando de un militar, como lo anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero siempre y cuando pida licencia y no esté en activo.

Los panistas Julen Rementeria y Damián Zepeda y el priista Manuel Añorve señalaron que la reforma lo permite y ello no significa en forma alguna que la Guardia Nacional se militarice.

Coincidieron, en entrevistas por separado que el dictamen, aprobado por unanimidad, considera que si el Ejecutivo federal decidiera poner al frente de la Guardia Nacional a un militar en activo, este este tendrá que pedir un permiso especial previsto en el artículo 174 de la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos para desempeñar actividades o empleos civiles.

El permiso le permitirá separarse temporalmente de su cargo por el tiempo que dure su estancia como encargado de la Guardia Nacional.

El vicecoordinador del PRI, Manuel Añorve, especificó que la Guardia Nacional está “blindada” ante cualquier intento de militarizarla. Pero ello no significa que no puedan ingresar en sus filas militares en retiro o con licencia.

Igualmente, el senador panista a Damián Zepeda recordó que hay casos de generales que son secretarios de Seguridad Pública en algunas entidades federativas, pero antes de asumir el cargo, tuvieron que pedir un permiso especial.

El ejemplo más emblemático de ello, dijo, es el del general Rafael Macedo de la Concha, que siendo procurador de Justicia Militar fue nombrado por el entonces presidente Vicente Fox, como procurador general de la República.

El panista explicó que no está prohibido que el presidente nombre a un militar como responsable de la nueva corporación, pero en cuanto tome protesta “estará fungiendo como civil y va a recibir órdenes del secretario de Seguridad Pública, no de la Defensa Nacional ni de la Marina”.

Otro de los negociadores de la reforma, el senador panista Julen Rementería del Puerto, dijo que el presidente está en toda libertad de nombrar el mando que quería para la Guardia Nacional, civil o militar.

Pero, si opta por una figura castrense, particularmente en activo, tendrá que dejar su adscripción a la milicia, solo así podrá ser el jefe de la Guardia Nacional.

Por separado, Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, dijo que con la aprobación unánime de la Guardia Nacional, el gobierno federal ya no tendrá pretextos para poder resolver el problema de la inseguridad.

A menos de 90 días de iniciado ya se le ha entregado al Gobierno de la República la herramienta mejorada que pedía para enfrentar el reto de inseguridad, ahora lo que sigue es la correcta ejecución e implementación, para que “podamos decir que los mexicanos vivimos más tranquilos”, señaló

Al participar en la Primera Reunión Plenaria Estatal de Alcaldes de Querétaro, aseguró que en la creación de la Guardia Civil se logró incorporar los puntos irreductibles para Acción Nacional.

Fue un trabajo en equipo, bien ejecutado, bien aterrizado, no parecía fácil. Aquí se puede aplicar el dicho de que hablando se entiende la gente; nos entendimos, expusimos nuestras razones, y logramos convencer, que implica vencer con la razón, las ideas y las propuestas.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: