méxico | 22 de Enero de 2019

Durante años se dejó de invertir en el mantenimiento de instalaciones, y en consecuencia médicos ocupan plazas de suplencias o guardias y hay algunas que están cerradas. Foto Roberto García Ortiz / La Jornada

Por

Por 

Ángeles Cruz Martínez / La Jornada

Ciudad de México, 22 de enero.- En "total abandono" están las unidades médicas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) en Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, sin personal ni equipo y con instalaciones deterioradas, afirmó Luis Antonio Ramírez Pineda, director del organismo.

Señaló que los médicos ocupan plazas de suplencias o guardias, y, en el extremo, algunas clínicas están cerradas "hasta con candado" por carecer de personal y equipo.

Durante las dos semanas pasadas el funcionario visitó esas entidades, incluidas en la primera etapa del Plan Nacional de Salud del gobierno federal, donde se busca garantizar la atención médica y medicamentos gratuitos para todas las personas, con independencia de su afiliación o derechohabiencia.

Ayer, luego de inaugurar la Jornada de Servicios Issste Contigo, en las instalaciones de la Secretaría de la Función Pública, comentó que luego de su visita a esos estados se integraron brigadas que visitarán cada una de las clínicas y hospitales.

Reconoció que las instalaciones médicas "están mal", por lo que se realizará un diagnóstico puntual de las necesidades que se deben resolver mediante un plan de inversión "que nos va a llevar un rato".

Y es que, además del rezago en la infraestructura, la nueva administración del instituto se enfren-ta a una deuda de unos 17 mil millones de pesos con proveedores y no hay todavía un mecanismo pa-ra solventarla.

Ramírez recordó que hay obras inconclusas en el Issste, así como procesos judiciales con empresas constructoras. Destaca el que se inició en 2016 luego de que el instituto canceló el contrato para la edificación de un hospital general en Tlatelolco, el cual remplazaría al Gonzalo Castañeda. Era el primer proyecto de asociación público-privada que realizaba el organismo.

La cancelación se dio por incumplimiento de las condiciones financieras del contrato por parte de la empresa Tradeco, según se informó hace tres años y a la fecha sigue pendiente de solución.

En su momento, fue un caso emblemático del abandono de las instalaciones del instituto, pues desde entonces se reconoció que "durante años" no se invirtió nada en el mantenimiento de clínicas y nosocomios. El Hospital Gonza-lo Castañeda tuvo que ser desalojado porque su nivel de deterioro desde los cimientos, ponía en riesgo la integridad de trabajadores y pacientes.

Con la finalidad de revertir el problema de la falta de mantenimiento en las instalaciones del Issste a escala nacional, en los años siguientes se asignaron alrededor de 500 millones de pesos en cada ejercicio para este fin. De acuerdo con lo comentado ayer por Ramírez Pineda, fue insuficiente.

Por otra parte, el funcionario informó que ya se ha puesto en marcha el programa de austeridad, por el cual, entre otros, saldrán 3 mil trabajadores de confianza. "Tenemos que cumplir con metas presupuestales, hacer más con menos" y, a la vez, mejorar la atención a los derechohabientes, indicó.

Respecto DE la situación de los servidores públicos que dejaron de tener pólizas de gastos médicos mayores, dijo que en las unidades médicas del Issste no ha habido ninguna sobrecarga en los servicios. Ha sido un transición ordenada, agregó el director médico, Ramiro López.

La Jornada de Salud que ayer se puso en marcha en la SFP tiene la finalidad de "adelantarnos" a las enfermedades, señaló. También se busca que los trabajadores conozcan a su instituto, la ubicación de sus clínicas de adscripción y que, si hay fallas, se detecten para corregirlas.

Como parte de las actividades que se llevarán al resto de las dependencias del gobierno, personal médico realizará pruebas de laboratorio a los trabajadores para la detección de males como cáncer de mama, cérvico uterino y de próstata, entre otros.