cultura | 21 de Diciembre de 2018

Durante la presentación de su obra, el ex comisionado para el diálogo con los pueblos indígenas se comprometió a abrir espacios de diálogo con los jóvenes para promover la cultura en la frontera. Foto Kau Sirenio

Por

Por 

Kau Sirenio

El escritor y activista Jaime Martínez Veloz presentó su libro Recuperemos la Esperanza: Baja California, un mundo donde caben muchos mundos en el auditorio del Centro Cultural de Tijuana (Cecut), donde se comprometió a abrir espacios de diálogo con los jóvenes para promover la cultura en la frontera.

Durante la presentación de su libro, Martínez Veloz dijo que es una experiencia de lucha como político, activista y académico. Además cuestionó la nula inversión a la creación a la cultura y las artes, “ante la violencia del narcotráfico y la migración es urgente impulsar la cultura”.

El libro publicado por el Centro de Estudios y Proyectos de la Frontera Norte Ing. Herberto Castillo, Martínez reúne una serie de testimonios del escritor, que inicia por cierto desde su juventud en Saltillo, Coahuila, como universitario en la Faculta de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Coahuila, de la que fue director ya en la academia. 

“El libro que hoy compartimos -dijo- es una crónica de trabajo que hemos estado haciendo desde todas las trincheras en que nos ha tocado estar, porque es necesario recuperar la esperanza en nuestra sociedad que cada día nos exige más y nos obliga redoblar esfuerzos para que en cada espacio y en cada rincón haya que leer y una memoria histórica”, expresó el ex comisionado para el diálogo con los pueblos indígenas.

Agrega: “El libro reúne historias de los pueblos indígenas que vienen reconstruyendo su autonomía desde las asambleas comunitarias. Esto pueblos asentados en el país, pero en especial Baja California, y no se diga de Tijuana que es la ciudad más diversa, por ser aquí el último filtro para entrar a los Estados Unidos”.

Arquitecto por la Universidad Autónoma de Coahuila (UAC), Martínez Veloz detalla su paso por la función pública y su activismo en Baja California. Dice además que el paso más importante en su vida es  Recuperar la esperanza del pueblo que durante años ha sido engañado por la misma clase política.

Después de escarbar en la historia de lucha de los pueblos indígenas, algunas ganadas y otras perdidas, Jaime Martínez concluye la presentación hablando precisamente del gobierno autónomo de Ayutla de los Libre, Guerrero: “En ámbitos electorales, este año en Guerrero, 15 días después de la jornada electoral federal, en el municipio de Ayutla, las comunidades indígenas se reunieron para elegir sus autoridades a través de usos y costumbres”.

“Esta asamblea es muy importante porque por primera vez se inscribe en la historia nacional el principio de una vida democrática y el fin de los partidos políticos, sin embargo, la lucha en Ayutla duró varios años hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió que los pueblo pueden elegir su gobierno municipal a través del sistema normativo de usos y costumbres, misma resolución que favorece el municipio de Oxchuc, Chiapas que está en proceso ganar la batalla en los tribunales electorales”.

A referirse de la lucha política que han ganado los pueblos indígenas del sur, el ex integrante de la Comisión de concordia y pacificación en Chiapas, a raíz del levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional en 1994, dijo que las comunidades Indígenas de Baja California deben de empezar a reclamar su espacios en las esferas del gobierno porque no debe de haber ni mexicano de primera ni de segunda.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: